BOLIVIA - MAMANI MANANI - INTEGRACI+ôN Y SOLIDARIDAD

” Hay que socializar el arte. El arte no tiene que ser para un pequeño grupo de gente. Tiene que alimentar a todos. ”
Roberto Mamani Mamani

1. ELEMENTOS BÁSICOS DE ORIENTACIÓN

MURAL: INTEGRACIÓN Y SOLIDARIDAD
ARTISTA: ROBERTO MAMANI MAMANI
PAÍS: BOLIVIA
FOCO PRINCIPAL: DIVERSIDAD E IDENTIDAD CULTURAL. PUEBLOS ORIGINARIOS. INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA.

2. MATERIAL SUGERIDO PARA EL TRABAJO PREVIO A LA VISITA

2.1. EL AUTOR

De nacimiento quechua y de sangre aymara, nace en Bolivia el 6 de diciembre de 1962.Artista autodidacta que ha desarrollado su plástica a partir de la visión y sentimientos originarios de su pueblo, una tierra vibrante, vital, llena de colores, carácter, texturas y emociones. A partir de 1983 ha realizado más de 58 exposiciones, de ellas 52 individuales. Su obra ha merecido numerosos Premios y Distinciones Nacionales e Internacionales.

Soy un niño terrible, que juega con los colores
como una ñusta tejedora que tiñe los mantos sagrados
Soy un niño con manos pequeñas que juega con el barro
como un amauta con las estrellas
que observa el destino de la vida.
Soy un niño que contruye y destruye y crea.
Dibujo la luz, el aire y las montañas para la vida,
la alegría y la felicidad de los hombres buenos.
Soy un niño de los Andes, que juega con el arcoiris.
El color; su existencia es la alegría;
sentirlo, olerlo, es un placer, es una pasión.
Soy tan terrible, que juego con las formas, sin reglas,
sin trampas, pero tan terrible, tan terrible, que tal vez
a alguna gente no le guste, pero aqui estoy
.
                                                                   Roberto Mamani Mamani
Para conocer algo más sobre Mamani Mamani, asistir al video: Toda la Energía de los Andes. Mamani Mamani en la videoteca

 

2.2. EL SINCRETISMO

Si los españoles trajeron sus dioses y
los pusieron sobre nuestros dioses,
¿porqué no poner nuestros dioses sobre sus
dioses?
Roberto Mamani Mamani.

“Desde que Cristóbal Colón piso las playas del nuevo mundo, se planteó la cuestión de las imágenes. Muy pronto, la imagen constituyó un elemento de referencia, y luego de aculturación y dominio, cuando la iglesia decidió cristianizar a los indios desde la Florida a Tierra del Fuego. La colonización europea apresó al continente en una trampa de imágenes que no dejó de ampliarse, desplegarse y modificarse al ritmo de los estilos, de las políticas, de las reacciones y oposiciones encontradas.”

GRUZINSKY, S. (1994). La guerra de las imágenes. De Cristóbal Colón a “Blade Runner”. México. Fondo de Cultura Económica

 

“Luego de la conquista, se inicia un proceso de colonización y de superposición de la cultura del conquistador. Los españoles trasladaron su cultura a toda América, hubo centros donde este encuentro fue más violento como México, Guatemala, la Nueva Granada y Quito, Lima, el Cuzco y el Alto Perú, constituyen los principales focos de convergencia e irradiación de lo que será el arte colonial.”

GARCÍA CANCILINI, N. (1997) Culturas Híbridas. Estrategias para entrar y salir de la Modernidad. Estudios sobre las culturas contemporáneas. Mexíco, Universidad de Colima.

 

“Se irrumpieron sus ritmos de evolución, ya no hubo autonomía política, desapareció su organización político-administrativa y su vida ritual. Así como también se vio afectada la producción artística como la música, literatura, las artes y hasta sus monumentales construcciones arquitectónicas. Con su llegada, los conquistadores imponen de la manera más prepotente imaginable sus criterios culturales, actitud que se materializa en un proceso de aculturación. Será evidente ahora el carácter español de las ciudades, villas y pueblos, y como consecuencia la desestructuración de las civilizaciones”.

ESPINOZA, M. M. y GILYAM, M. G (2012). Sincretismo Cultural. Mestizaje cultural en México y Perú. Mendoza, Universidad Nacional de Cuyo.

 

“En 1492, los nativos descubrieron que eran indios, descubrieron que vivían en América, descubrieron que estaban desnudos, descubrieron que existía el pecado, descubrieron que debían obediencia a un rey y una reina de otro mundo y a un dios de otro cielo, y que ese dios había inventado la culpa y el vestido y había mandado que fuera quemado vivo quien adorara al sol y a la luna y a la tierra y a la lluvia que moja”

GALEANO, E. (2012). Los hijos de los días. Buenos Aires, Siglo XXI editores.

 

“(…) la cultura no debe ser entendida como algo armónico ni consensual, sino que siempre debemos asumirla como un espacio de lucha donde entran en tensión intereses sociales de todo tipo”.

VICH, V. (2014). Desculturizar la cultura. La gestión cultural como forma de acción política. México, Siglo XXI editores.

 

Para discutir ¿El sincretismo: aceptación, integración o resistencia?

 

2.3. IDENTIDAD

Mostramos lo que somos. Somos color,
somos una fuerza con una identidad importante.
Para mi la identidad es fundamental.
Yo creo que una persona con identidad vale cien veces
más que otra persona que no tiene identidad.
Roberto Mamani Mamani.

“Si el tema de la cultura remite a la problemática de la identidad, lo cierto es que esta, a su vez, se relaciona con la imagen de otro casi siempre amenazante. (…) Se debe afirmar, por lo tanto, que toda identidad es problemática porque siempre depende de otros y porque ha sido constituida sobre la base de un antagonismo difícil de controlar: un impedimento, una castración, la imposición de una ley o la presencia de otros”

VICH, V. (2014). Desculturizar la cultura. La gestión cultural como forma de acción política. México, Siglo XXI editores.

“(…) la identidad nunca es algo completamente dado por la naturaleza, sino, antes bien, un proceso de aprendizaje cultural que nunca concluye, que se transforma constantemente y cuyos cambios y variaciones se deben tanto a dinámicas internas como a influencias del exterior”

VICH, V. (2014). Desculturizar la cultura. La gestión cultural como forma de acción política. México, Siglo XXI editores.

“No se remedia el encuentro con lo americano preguntando al indígena cómo es América, ni tampoco en repetir un inveterado folklorismo como se suele hacer. Hacer esto no es más que cubrir con máscaras la propia y desnuda cara, y elaborar una cultura americana por el lado de afuera, incluso con la velada intención de no comprometerse en el fondo con la suciedad del indígena, ni con la miseria que yace en el fondo de América. He aquí una paradoja. Una cultura americana no ha de consistir en ver alguna vez un cuadro y decir ese cuadro es americano. Lo americano no es una cosa. Es simplemente la consecuencia de una profunda decisión por lo americano entendido como un despiadado aquí y ahora y, por ende, con un enfrentamiento absoluto consigo mismo. La cultura americana es ante todo un modo: el modo de sacrificarse por América”

KUSCH, R. (1976). Geocultura del hombre americano. Buenos Aires, Fernando García Cambeiro Editores

3. ACTIVIDADES SUGERIDAS PARA DESPUÉS DE LA VISITA

3.1. PARA EL ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES

3.1.1 REFLEXIONES SOBRE EL MATERIAL TRABAJADO CON ANTECEDENCIA

  • ¿Existe un conflicto expresado en el mural de Mamani Mamani?
  • ¿Existen elementos de sincretismo?
  • ¿Refleja esta obra una identidad americana?
  • ¿Cuál es el mensaje de la obra?
  • Además del sincretismo presente en la obra de Mamani Mamani, que une elementos europeos con indígenas y que
    es un tipo que se evidencia en casi toda América debido a la conquista europea, también existen elementos sincréticos de África muy presentes en la cultura Americana. Investigar y discutir el por qué de la existencia de estos elementos y cuáles son alguna de sus expresiones
    .

3.1.2. BOLIVIA. SU HISTORIA RECIENTE

  • Investigar y analizar las características geográficas, culturales y económicas de Bolivia. Buscar material sobre la guerra del Pacífico. ¿Cuáles fueron las consecuencias para Bolivia? ¿Es justo el reclamo de Bolivia respecto de su salida al mar? ¿Cómo podría solucionarse este conflicto?
  •  Reflexionar sobre la figura de Evo Morales, actual presidente de Bolivia, como el primer presidente indígena de un estado americano. o Investigar sobre su vida y su visión de gobierno. o Investigar sobre su predecesores.
  • Características de los mandatarios, planes económicos, la guerra del gas.
  • Reflexionar sobre el texto que sigue de Atilio Borón, Las Razones del Triunfo, redactado en 2014, días después del último triunfo de Evo Morales en las elecciones a presidente en Bolivia.

La aplastante victoria de Evo Morales tiene una explicación muy sencilla: ganó porque su gobierno ha sido, sin duda alguna, el mejor de la convulsionada historia de Bolivia. “Mejor” quiere decir, por supuesto, que hizo realidad la gran promesa, tantas veces incumplida, de toda democracia: garantizar el bien estar material y espiritual de las grandes mayorías nacionales, de esa heterogénea masa plebeya oprimida, explotada y humillada por siglos. No se exagera un ápice si se dice que Evo es el parteaguas de la historia boliviana: hay una Bolivia antes de su gobierno y otra, distinta y mejor, a partir de su llegada al Palacio Quemado. Esta nueva Bolivia, cristalizada en el Estado Plurinacional, enterró definitivamente a la otra: colonial, racista, elitista, que nada ni nadie podrá resucitar.
Un error frecuente es atribuir esta verdadera proeza histórica a la buena fortuna económica que se habría derramado sobre Bolivia a partir de los “vientos de cola” de la economía mundial, ignorando que poco después del ascenso de Evo al gobierno aquélla entraría en un ciclo recesivo del cual todavía hoy no ha salido. Sin duda que su gobierno ha hecho un acertado manejo de la política económica, pero lo que a nuestro juicio es esencial para explicar su extraordinario liderazgo ha sido el hecho de que con Evo se desencadena una verdadera revolución política y social cuyo signo más sobresaliente es la instauración, por primera vez en la historia boliviana, de un gobierno de los movimientos sociales.
El MAS no es un partido en sentido estricto sino una gran coalición de organizaciones populares de diverso tipo que a lo largo de estos años se fue ampliando hasta incorporar a su hegemonía a sectores “clasemedieros” que en el pasado se habían opuesto fervorosamente al líder cocalero. Por eso no sorprende que en el proceso revolucionario boliviano (recordar que la revolución siempre es un proceso, jamás un acto) se hayan puesto de manifiesto numerosas contradicciones que Alvaro García Linera, el compañero de fórmula de Evo, las interpretara como las tensiones creativas propias de toda revolución. Ninguna está exenta de contradicciones, como todo lo que vive, pero lo que distingue la gestión de Evofue el hecho de que las fue resolviendo correctamente, fortaleciendo el bloque popular y reafirmando su predominio en el ámbito del Estado. Un presidente que cuando se equivocó –por ejemplo durante el “gasolinazo” de diciembre del 2010– admitió su error y tras escuchar la voz de las organizaciones populares anuló el aumento de los combustibles decretado pocos días antes. Esa infrecuente sensibilidad para oír la voz del pueblo y responder en consecuencia es lo que explica que Evo haya conseguido lo que Lula y Dilma no lograron: transformar su mayoría electoral en hegemonía política, esto es, en capacidad para forjar un nuevo bloque histórico y construir alianzas cada vez más amplias pero siempre bajo la dirección del pueblo organizado en los movimientos sociales.
Obviamente que lo anterior no podría haberse sustentado tan sólo en la habilidad política de Evo o en la fascinación de un relato que exaltase la epopeya de los pueblos originarios. Sin un adecuado anclaje en la vida material todo aquello se habría desvanecido sin dejar rastros. Pero se combinó con muy significativos logros económicos que le aportaron las condiciones necesarias para construir la hegemonía política que ayer hizo posible su arrolladora victoria. El PIB pasó de 9525 millones de dólares en 2005 a 30.381 en 2013, y el PIB per cápita saltó de 1010 a 2757 dólares entre esos mismos años. La clave de este crecimiento –¡y de esta distribución!– sin precedentes en la historia boliviana se encuentra en la nacionalización de los hidrocarburos. Si en el pasado el reparto de la renta gasífera y petrolera dejaba en manos de las transnacionales el 82 por ciento de lo producido mientras que el Estado captaba apenas el 18 por ciento restante, con Evo esa relación se invirtió y ahora la parte del león queda en manos del fisco. No sorprende por lo tanto que un país que tenía déficit crónicos en las cuentas fiscales haya terminado el año 2013 con 14.430 millones de dólares en reservas internacionales (contra los 1714 millones de que disponía en 2005). Para calibrar el significado de esta cifra basta decir que las mismas equivalen al 47 por ciento del PIB, de lejos el porcentaje más alto de América latina. En línea con todo lo anterior, la extrema pobreza bajó del 39 por ciento en el 2005 al 18 por ciento en 2013, y existe la meta de erradicarla por completo para el año 2025.
Con el resultado de ayer Evo continuará en el Palacio Quemado hasta el 2020, momento en que su proyecto refundacional habrá pasado el punto de no retorno. Queda por confirmar si retiene la mayoría delos dos tercios en el Congreso, lo que haría posible aprobar una reforma constitucional que le abriría la posibilidad de una re-reelección indefinida. Ante esto no faltarán quienes pongan el grito en el cielo acusando al presidente boliviano de dictador o de pretender perpetuarse en el poder. Voces hipócritas y falsamente democráticas que jamás manifestaron esa preocupación por los 16 años de gestión de Helmut Kohl en Alemania, o los 14 del lobbista de las transnacionales españolas, Felipe González. Lo que en Europa es una virtud, prueba inapelable de previsibilidad o estabilidad política, en el caso de Bolivia se convierte en un vicio intolerable que desnuda la supuesta esencia despótica del proyecto del MAS. Nada nuevo: hay una moral para los europeos y otra para los indios. Así de simple.

FUENTE: Pagina12, Lunes 13 de octubre de 2014

  • Reflexionar sobre los distintos elementos contenidos en el siguiente reportaje a Laura Méndez acerca de la conmemoración del 12 de octubre:

En relación al mal llamado “Día dela Raza“, hay que rever todo, no se salva nada. Creo que lo más importante es que 1492 no es la fecha de un descubrimiento sino un de un encubrimiento, esto lo dice Enrique Dussel en su libro: “1492 el encubrimiento del otro”, me parece que ese es el eje para entender lo que significa “festejar algo que es infestejable.”
El 12 de octubre inaugura un proceso de absoluta deslegitimación y negación de las culturas de América, y fundó el mundo dela modernidad, que no es más que un período colonial moderno porque sin colonialismo no hay modernidad posible, la modernidad le debe todo al colonialismo y lo niega, lo cual es grave.
En ese momento nace el mundo como central y periférico, América constituye la primera periferia, en ese sentido creo que lo que habría que hacer es buscar, denodadamente, todos los restos que quedan de este continente que fue devastado. En estos tiempos habría que ponerse a pensar en los efectos de esa colonización que no termina, comienza en 1492 y aún perdura de muchas maneras, fundamentalmente en nuestro modo de subjetivación vinculado a un estado de sujeción. Aunque me parece que América Latina lentamente se está despertando, deberíamos preguntarnos si alguna vez podremos ser plenamente independientes, algo que no lograremos solos sino junto a los pueblos hermanos.

¿Cómo tratar estos temas de nuestra historia, llenos de contradicciones, con los chicos tanto en el aula como en la casa?

No son contradicciones porque no hay posibilidad de síntesis, es el enfrentamiento de dos mundos, uno que piensa desde la lógica delo Uno, y otros mundos que piensan
desde la lógica dela multiplicidad. Son universos absolutamente heterogéneos que hoy habría que conciliarlos en una nueva epistemología mestiza, donde nada de esto desaparezca sino que se combine de otra manera. Creo que esto se le puede explicar a cualquier chico que esté en condiciones de entender que fue el enfrentamiento de dos lógicas, y por otra parte tener como objetivo político dejar de repetir esa simplificación en nuestra historia, porque esto no es una cuestión pedagógica sino política. No se puede seguir pensando en los mismos términos que se pensaba, debemos tratar de rescatar un montón de movimientos que hablan de todo lo que significaba la vida en este continente antes dela llegada de los europeos, también entender ese proceso de combinación o mestizaje y cuáles fueron sus efectos. El problema es que se oscureció ese pasado y se nos hizo creer, porque esto es lo que hizo efectivamente este proyecto de dominio europeo, que éramos inferiores, infantiles y salvajes, todas estas barbaridades que responden al imaginario evolucionista que permitió que Europa dominara. Si no lo replanteamos hoy creo que no podemos hacer mucho respecto a nuestro continente.
Tenemos que comprender que no es una cuestión pedagógica, no es una tema de transmisión,es un problema político de cómo se vive este momento que fue el acontecimiento que cambió absolutamente el planeta. Nuestro continente fue el primero en ser colonizado pero después siguieron los otros, siendo negados por la historia. Entonces, si nosotros seguimos enseñando historia como si fuera única y lineal estamos cometiendo un gravísimo pecado de ignorancia, eso es lo que hay que transmitir y además constituye una cuestión de militancia, no es una tarea fácil, porque se trata dela ruptura de imaginaros consolidados, que se cristalizaron a través de ese poder hegemónico.

En la escuela muchas veces se enseña acerca de las culturas originarias, pero sin embrago no se traduce en un cambio de nuestras concepciones, ¿Por qué?

Porque en general se enseña como si sólo fueran chozas y plumas, hay que abordar la perspectiva de pensamiento de esas culturas. Hoy hay mucho material al respecto, investigaciones, estudios y demás.Lo importante es tener en cuenta otras perspectivas sobre las culturas originarias, abandonando las miradas descriptivistas dela antropología clásica, que no hace más que reafirmar lo que hizo el colonialismo.

A muchos movimientos con este tipo de reivindicaciones se los tilda de extremistas, ¿qué piensa de esto?

El extremismo europeo ha sido el fundamentalismo, entonces a los demás se nos torna difícil salirnos de ese modelo hegemónico. Muchos movimientos pueden caer en una postura de exclusión, con el cual repiten el modelo europeo pero hay muchos que no, fundamentalmente el Zapatismo se caracteriza por la pluralidad, y la multiplicidad. Me parece que esa es la línea, pensar en las lógicas múltiples, en toda una epistemología dela complejidad que permita abrir muchas otras puntas para entender este complejo continente.

Hoy podemos encontrar otras propuestas, como los movimientos de América del Norte los cuales son aún más antiguos que el propio zapatismo, cuyos dirigentes están presos hace 40 años, existen movimientos en Ecuador, en Colombia, en nuestros pueblos del Sur, en Bolivia, que incluso llevaron a un jefe indio al gobierno, lo cual nos habla de otro camino. Esto se ha extendido como en una ola expansiva, es muy interesante y no sabemos qué puede llegar a pasar. Entonces me parece que, como decía Bolivar: “no somos ni indios, ni europeos, somos americanos…” y eso es lo que tendremos que buscar, como es ese estar aquí en América,tan diverso, complejo y múltiple, por suerte.

FUENTE: http://www.aprender.entrerios.edu.ar

  • Después de leer comprensivamente la entrevista a Laura Méndez y el texto de Atilio Borón, transcriptos arriba, subrayar las ideas principales.
  • Explicar el significado de las siguientes frases
    • “1492 no es una fecha de Descubrimiento sino de Encubrimiento”
    • “Es el Enfrentamiento de dos mundos, uno que piensa desde la lógica de lo UNO y otros muchos que piensan desde la lógica de la MULTIPLICIDAD”.
  • Identificar cuál es la descripción de la Identidad de los americanos que hace el Modelo Hegemónico desde 1492 hasta el día de hoy y comparar con el concepto de identidad que construyen día a día los pueblos originarios en este territorio.
  • De acuerdo al texto de Borón ¿Cuáles son las características generales de los gobiernos bolivianos anteriores al de Evo Morales en materia de integración cultural?
  • Sintetice por qué resulta importante la experiencia gubernamental de Evo Morales ¿Qué elementos de integración y sincretismo se pueden encontrar en su gobierno?
  • Luego de leer el texto de Liliana Colanzi transcripto a continuación, responder ¿Cuál ha sido y cuál es el rol de la mujer en Bolivia? ¿Qué elementos sincréticos aportan las nuevas y tradicionales costumbres a la identidad boliviana?
LA REBELIÓN DE LAS CHOLAS
El atuendo tradicional de las indígenas bolivianas ha pasado de representar un estigma a suponer un rasgo de reivindicación racial.
“El padre de mi hijo me despreciaba. Me decía que yo no valía nada porque vestía pantalón”, recuerda Rosmeri Fernández (41), migrante aimara de la comunidad de Tablachaca (La Paz) que llegó a Santa Cruz, la capital económica de Bolivia, siendo una adolescente. Sus inicios en la ciudad fueron difíciles: empezó como vendedora ambulante de dulces, luego cayó enferma y finalmente encontró un puesto como niñera que le dio estabilidad económica. Alejada de su familia, Rosmeri comenzó a frecuentar los domingos fraternidades folclóricas en las que podía conectar con la música, el baile y la comida de la tierra que había dejado atrás. Allí conoció a Ernesto (seudónimo), un carpintero que la abandonó dejándola embarazada, pero también entró en contacto con otras mujeres migrantes que reafirmaban su identidad vistiendo la pollera, vestimenta distintiva de las mujeres mestizas, o cholas, y de las indígenas aimaras y quechuas.

Sombrero tipo hongo sobre las dos trenzas largas y apretadas, zapatos bajos, blusa cubierta por un mantón de lana, amplia falda de más de seis metros de tela que al moverse deja entrever las cuatro o cinco enaguas: el tradicional traje de cholita, que tiene su origen en la moda española de fines de siglo XVIII, fue adoptado por las mestizas e indígenas que buscaban sobrevivir o ascender socialmente acercándose a la cultura española. Hasta hace pocos años esas mujeres eran discriminadas por la élite blanca boliviana: a Lidia Katari, la esposa del exvicepresidente aimara Víctor Hugo Cárdenas, le exigieron quitarse la falda tradicional (pollera) para continuar ejerciendo la docencia, pero ella prefirió dejar la enseñanza antes que ceder. Sin embargo, en el pasado muchas mujeres han tenido que abandonar la pollera para poder seguir carreras universitarias o en la Administración pública.

Rosmeri Fernández recorrió el camino inverso. “Me las tuve que arreglar sola con mi hijo”, cuenta, “pero a los dos añitos el niño se enfermó y se murió. La muerte de mi hijo me dio mucha valentía, decidí no tener miedo a nada y empecé a llevar pollera en las reuniones de mi fraternidad. Al principio no sabía trenzarme el pelo o manejar las enaguas, pero me sentía feliz de representar a La Paz en esta ciudad. La gente que me conocía se sorprendió y me preguntaba: ‘¿Por qué te has puesto pollera si vos eras de pantalón?”. Optar por vestir mantilla y cinco enaguas en la ciudad tropical de Santa Cruz no es una decisión para tomarse a la ligera: por un lado, las temperaturas de 35 grados centígrados y el 90% de humedad hacen del traje de chola una prenda sofocante durante la mayor parte del año en esta ciudad; y por otro, los conflictos regionales entre los pobladores del oriente (cambas) y los del occidente (collas) han tenido como consecuencia que las mujeres de pollera hayan sido aún más marginadas en Santa Cruz.

Pero la decisión de Rosmeri de asumir la pollera coincidió con un momento de orgullo indígena en Bolivia desde la llegada al poder del presidente de origen aimara Evo Morales en 2006. Sus reformas han tenido un fuerte componente de reivindicación étnica: el Gobierno ha incorporado a representantes indígenas en algunas carteras políticas, y en 2010 se promulgó la ley contra el racismo y toda forma de discriminación. Irene Cruz (43), vendedora de polleras en el mercado La Ramada, todavía recuerda cuando las cholas eran mal vistas en las calles céntricas de Santa Cruz, que durante años ha sido el bastión de la oposición al Gobierno de Morales. “Antes la gente nos hablaba de manera humillante, pero desde que el Evo ha sacado la ley contra el racismo ya no hay miramientos con nosotras”, dice. Lamenta que, a diferencia de La Paz, en Santa Cruz todavía no se vean mujeres de pollera trabajando en oficinas públicas. Ella atribuye esta situación a las tensiones entre collas y cambas que se han producido en la ciudad, y que incluso desembocaron en el pasado en enfrentamientos entre los comerciantes del mercado.

El Gobierno de Morales, revolucionario en muchos aspectos, ha sido patriarcal y machista en temas de género; las mujeres son vistas como subordinadas y su voz apenas se toma en cuenta (Bolivia es el país con mayor violencia contra la mujer en Latinoamérica). Pese a eso, hay excepciones. Durante la primera gestión se vio como un hecho inédito la nominación de tres ministras de pollera; hoy en día, muchas cholitas se han convertido en figuras públicas. Una de ellas es Justa Elena Canaviri (52), la chef más famosa de la televisión boliviana, conductora del exitoso programa de cocina, folclore y política La Justa. “Cuando inicié mi carrera, hace 16 años, éramos muy pocas cholas, ser figura pública era exclusiva de modelos. Rompí esquemas y estereotipos de belleza”, cuenta. La presentadora destaca el rol de la chola como “pilar fundamental de la economía boliviana”, ya que las mujeres de pollera se han dedicado al comercio, consiguiendo la independencia económica antes que las de la clase dominante.
A pesar de pertenecer a una generación más joven, Norma Barrancos (30) también vivió la discriminación. Barrancos es locutora desde hace cinco años de la radio San Gabriel, que transmite toda su programación en idioma aimara parala ciudad de El Alto (La Paz), cuyos habitantes son en su mayoría migrantes rurales de la zona andina. “Al principio no era común ver a una periodista aimara haciendo cobertura en los ministerios. Los guardias de seguridad me retenían, pensaban que yo me estaba entrando sin permiso cuando estaba cumpliendo con mi trabajo”, afirma.

Esa situación ha ido cambiando. “En la actual coyuntura, la mujer indígena tiene un papel muy protagónico, hay hermanas incursionando en espacios de poder y de toma de decisión”, dice Norma, quien nació en la comunidad de Achumani y se graduó en la Facultad de Ciencias Sociales. El año pasado ganó una beca que le permitió trabajar durante tres meses en la cadena BBC de Londres y realizó las coberturas luciendo las ropas que reflejan su identidad boliviana.

Felipa Huanca, la candidata a la gobernación de La Paz por el partido de Evo Morales, Movimiento al Socialismo (MAS), posee un perfil fuera de lo común: indígena aimara, huérfana de padre y madre, dirigente sindical desde su juventud que decidió mantenerse soltera y sin hijos en un medio campesino en el que una mujer sin marido difícilmente obtiene la titularidad de las tierras. Ha sido secretaria ejecutiva de la Confederación de Mujeres Campesinas Indígenas de Bolivia Bartolina Sisa, organización sindical cuyo apoyo fue de vital importancia para el ascenso del MAS. Para Felipa, la opresión de las mujeres indígenas no es una cuestión solamente de etnicidad sino también de género. Experimentó el racismo de sus profesores en la escuela primaria y el de sus compañeros en la universidad por el hecho de vestir pollera y hablar aimara, pero para ella el problema central al que debe enfrentarse la mujer indígena es el del machismo imperante en la sociedad boliviana. “El patriarcado es algo que llevamos mentalizado, nuestros hermanos nos dicen que solo el varón manda”, comenta, y añade que también las mujeres perpetúan el sexismo. “En la organización me decían: ‘¿Cómo esta mujer va a hablar públicamente? ¿Acaso es varón?’. Entre hermanas también nos humillamos entre nosotras: el sistema nos ha educado en la discriminación y pararse fuerte ante eso no es fácil”. Reconoce que “temblaba” la primera vez que le cedieron la palabra en un ampliado de la Central Obrera Boliviana (COB), y asegura que los mayores desafíos de las mujeres indígenas son perder el miedo a “sacar la voz públicamente”, recuperar la autoestima y valorarse entre sí para que surjan nuevas actoras y líderes.
Cholita fashion. “Ahora la pollera está de moda, hasta las mujeres ‘de vestido’ la quieren usar”, dice Zenobia Huiza (44), propietaria de una surtida tienda de faldas en La Ramada desde hace 22 años. “En esta época se están llevando las gasitas tipo corsé, medio transparentes, y tonos bajos como el salmón. Tengo tantas clientas que no doy abasto y he tenido que contratar una ayudante”, puntualiza, satisfecha de la extensa variedad de texturas y colores que ofrece su local. Zenobia nació en Oruro y comenzó a vestir pollera a los 15 años “porque le gustaba”: dice que ni el calor cruceño es capaz de convencerla de cambiar su traje por un vestido o un pantalón.

Alrededor del traje de cholita se ha creado una poderosa industria de la moda que mueve millones de euros cada año y que alcanza sus grandes momentos en la emblemática festividad folclórico-religiosa del Señor Jesús del Gran Poder en La Paz y en el Carnaval de Oruro, declarado patrimonio oral e intangible de la humanidad por la Unesco. Y es que vestir el traje de la tradicional chola paceña no es solo un indicador de etnicidad, sino también una señal de opulencia, puesto que un traje completo puede costar desde 2.000 bolivianos (274 euros) en adelante, una suma considerable si se toma en cuenta que el salario mínimo en Bolivia es de 1.440 (197 euros). A partir de allí existe todo un espectro de consumo que alcanza grandes despliegues de lujo, con pasarelas exclusivas y diseñadores destacados (un mantón de lana de vicuña, el material más codiciado, cuesta aproximadamente 7.000 bolivianos, más de 900 euros).

La fiesta del Gran Poder, que antes era considerada despectivamente una “fiesta de indios” y se llevaba a cabo en zonas periféricas, se ha trasladado al corazón de la ciudad y se ha convertido en parte fundamental de la identidad de La Paz, involucrando a 40.000 bailarines y movilizando 47 millones de euros. Asimismo, el concurso Miss Cholita se erige como una alternativa –de impacto todavía muy limitado– al concepto de belleza occidental impuesto por el Miss Bolivia. Ahora las mujeres “de vestido” o “de pantalón” pagan más de 470 euros para poder bailar de cholitas en el Carnaval de Oruro. Tani Cardozo Velásquez, miembro de la fraternidad de morenada Cocanis en la que participan la esposa del vicepresidente y la hija de presidente de Bolivia, recuerda que en 2011 su “bloque” (grupo) contaba nueve integrantes, mientras que este año tuvieron que limitar el cupo a 72 bailarinas y dejaron fuera a más de una docena de postulantes. Tani también conoce a comunicadoras bilingües que se disfrazan de cholas para ir a trabajar, ya que el traje les otorga credibilidad ante un público indígena, pero que se ponen pantalón en las discotecas.

La creciente preocupación por la moda de pollera y el nuevo horizonte de consumo animó a Amina Rojas a lanzar junto a una socia la revista Pasantes, dedicada a promocionar las últimas tendencias de la moda en las entradas folclóricas. La revista funciona desde marzo de 2013 con una tirada de 1.500 ejemplares a todo color. Amina señala que si bien el Gran Poder nació como una festividad que reunía a los comerciantes de la zona norte (la más populosa de La Paz), en los últimos años se ha integrado también la antigua élite.

La nueva burguesía nacida durante el Gobierno de Evo Morales no solo ha consolidado sus propias pasarelas y festividades: también está creando una arquitectura propia. Los vistosos edificios del albañil e ingeniero civil Freddy Mamani Silvestre se han convertido en parte de la identidad de la ciudad de El Alto, la segunda más importante del país. Bautizadas como neobarroco andino, pero llamadas informalmente “cholets”–chalets cholos– en La Paz y “casas payasito” en Oruro, estas fastuosas edificaciones de cinco pisos multicolores, cuyos dueños son comerciantes de origen quechua y aimara, desafían el paisaje árido del altiplano con su estilo ecléctico y abigarrado. Para la estudiosa Elisabetta Andreoli, coautora del libro La arquitectura de Freddy Mamani Silvestre, la burla hacia estos edificios –“parecen hechos por extraterrestres” es un comentario típico– está asociada con el rechazo a la estética kitsch de una población indígena y hasta hace poco humilde.

La pollera es un símbolo de las nuevas batallas por la identidad nacional que se llevan a cabo estos días en Bolivia, pero sería erróneo pensar que ese símbolo lo defienden todos. Como dice María Galindo, líder del colectivo feminista Mujeres Creando, es una simplificación pensar en el “mundo cholo” como un sector homogéneo, puesto que “no son las mismas aspiraciones las que encuentras en una mujer chola estudiante de la UPEA o de la UMSA (universidades) que en una mujer chola más adulta carnicera que tiene su comparsa de morenada”. Así, mientras algunas mujeres no abandonan la pollera o la recuperan, otras, “hijas y hermanas de la chola”, prefieren dejar atrás las trenzas y polleras para apropiarse “del pantalón y la chamarra… Esa ruptura con la pollera representa una ruptura con una forma de percibir tu cuerpo, con un sentido de tu vida en la ciudad”. Ese es el caso de María Elena Ramos, comerciante de polleras para jóvenes –más cortas y livianas– en La Ramada que a sus 27 años posee independencia económica, está soltera y desaprueba a sus clientas que se quedan embarazadas a los quince o diecisiete años y olvidan sus metas personales.

La nueva clase emergente se afirma en Bolivia de diversas maneras, entre otras cosas abandonando la pollera y también asumiéndola o redescubriéndola. Uno de los fenómenos interesantes del momento que vive el país es que un marcador de discriminación cultural y racial está dejando rápidamente de serlo. No es poco.

1

FUENTE: EL PAÍS SEMANAL, Viernes 17 de abril de 2015.

3.3. PARA EL ÁREA ARTÍSTICA

  • Trabajar el mural desde su composición visual:
    • Orientación de la obra, equilibrio visual, movimiento, etc.
    • Esquema y equilibrio compositivo, simetría, formas tangibles y cerradas.
    • Colores.
  • Con el material discutido sobre sincretismo e identidad y tomando los elementos trabajados en el análisis de la composición visual; realizar una nueva obra. Experimentar diferentes técnicas, el dibujo, la pintura, la escultura en papel maché, etc.
  •  Organizar un mural, concurso de pinturas callejeras, etc.

 

 

3.4. PARA EL ÁREA DE MÚSICA

  • A partir de la búsqueda y escucha de música autóctona del altiplano, identificar los instrumentos musicales de la región andina.
  • Construir instrumentos indígenas con cañas o tubos de PVC, utilizando las dimensiones de los croquis anexos.

4 5

 

3.5 PARA EL ÁREA DE MATEMÁTICA

  • Realizar la descomposición aproximada del mural en figuras geométricas simples. Calcular área total pintada, porcentaje del total pintado, trabajar las formas geométricas, realizar las mediciones necesarias del original en la pared y aplicarlas en ejercicios de razón y proporción.

6

 

 

3.6 PARA LA ESCUELA PRIMARIA Y LOS NIVELES INICIALES

  •  Trabajo con el mapa de América del Sur.
    • Localizar Bolivia en el mapa e investigar las principales características del país.
    • Compartir en el aula diferentes imágenes sobre Bolivia (comunidad, fauna, flora costumbres y cultura).Trabajar las similitudes con nuestro país.
  • Realizar entrevistas grupales a bolivianos que vivan en el vecindario. Investigar sobre su cultura, costumbres y formas de vida en Bolivia. Averiguar que es lo que más extrañan de su país de origen y que es lo que más les gusta de su vida aquí.
  •  Asistir el video CLAYPOLE, FIESTA BOLIVIANA (ver referencias) y discutir los elementos comunes al mural de Mamani Mamani y los elementos de sincretismo presentes en la vestimenta, los instrumentos, ritmos, etc.
  •  Distribuir una fotocopia de media mariposa para remarcar su contorno con plásticola de color. Doblar la hoja por su eje y volver a desplegarla nuevamente. ¿Que sucedió con el dibujo? ¿Por qué crees que se “copió” exactamente la mitad del dibujo cuando juntamos las mitades?

7

  •  Observamos nuestro cuerpo. o Piensa que una línea imaginaria horizontal cruza tu cuerpo exactamente por la mitad. ¿Existen las mismas partes del cuerpo de un lado y del otro? ¿Nuestro cuerpo es simétrico? Qué pasa internamente con nuestros órganos.
    Observa el de tu compañero ¿Sucede lo mismo que lo observado con el dibujo de la mariposa? ¿Por qué será que existe esa similitud?
  • Trabajamos el concepto SIMETRÍA: Buscamos en el diccionario diferentes definiciones del concepto simetría.
    Remarca con color la otra mitad del dibujo.

9 8 10

  • Completar simétricamente la mitad en blanco.

11

  • Analizamos la obra “Integración y solidaridad” de Roberto Mamani Mamani y respondemos: ¿Existe simetría en la obra?

 

4. MATERIAL DE APOYO PARA ALUMNOS, DOCENTES Y VECINOS

CARPEMEDIA  (2016): Toda la Energía de los Andes. Mamani Mamani (film).
Disponible on line en https://youtu.be/ewEy02IdPSc (VER VIDEOTECA).
CLAYPOLE, FIESTA BOLIVIANA (video) en: https://www.youtube.com/watch?v=ute_9I-mDvY#t=15 (crédito: Roberto Lamas).
DUSSEL, E. (1994). 1492 el encubrimiento del otro. Hacia el origen del “mito de la modernidad”. La Paz, Plural editores.
ESPINOZA, M. M. y GILYAM, M. G (2012). Sincretismo Cultural. Mestizaje cultural en México y Perú. Mendoza, Universidad Nacional de Cuyo. (en anexo).
GARCÍA CANCILINI, N. (1997) Culturas Híbridas. Estrategias para entrar y salir de la Modernidad. Estudios sobre las culturas contemporáneas. México, Universidad de Colima.
GRUZINSKY, S. (1994). La guerra de las imágenes. De Cristóbal Colón a “Blade Runner”. México. Fondo de Cultura Económica. (en anexo)
KUSCH, R. (1976). Geocultura del hombre americano. Buenos Aires, Fernando García Cambeiro Editores (en anexo).
MAMANI MAMANI – EL COLOR DE LOS ANDES (video) en: https://youtu.be/e1D4WOt7dWo (VER VIDEOTECA)
MAMANI MAMANI – CANAL DE YOUTUBE en: https://www.youtube.com/channel/UC3q3LnZjL6AQFKfiV8HKu8A (VER VIDEOTECA)
MAMANI MAMANI – PÁGINA WEB en: http://mamanimamani-bolivia.blogspot.com.ar MAMANI MAMANI – PÁGINA DE FACEBOOK en: https://www.facebook.com/mamani.mamani.bolivia VICH, V. (2014).
Desculturizar la cultura. La gestión cultural como forma de acción política. México, Siglo XXI editores. UNESCO (2005).
Diversidad cultural. Materiales para la formación docente y el trabajo en el aula. Santiago, Chile, UNESCO. (en anexo).