Estoy con los que piensan que no hay arte neutra. Aun sin ninguna intención del autor, el cuadro indica siempre un sentido social. Candido Portinari.

1. ELEMENTOS BÁSICOS DE ORIENTACIÓN

MURAL: CHORINHO
ARTISTA: CANDIDO PORTINARI
PAÍS: BRASIL
FOCO PRINCIPAL: CULTURA LATINOAMERICANA. BRASIL. TRADICIONES CULTURALES.

2. MATERIAL SUGERIDO PARA EL TRABAJO PREVIO A LA VISITA

2.1. EL AUTOR

Solo el corazón podrá volvernos mejores,
y esa es la gran función del arte.
Candido Portinari.

Candido Portinari nace el 30 de diciembre de 1903, en una hacienda de café cerca del pequeño pueblo Brodowski, en el estado de San Pablo. Hijo de inmigrantes italianos, de origen humilde, tuvo una infancia pobre y llena de privaciones por lo que consiguió cursar únicamente la escuela primaria.
Desde niño manifestó su vocación artística. Comenzó a pintar a los 9 años a lo largo de su vida retratará en sus telas especialmente la historia de Brasil, su pueblo y su cultura, siempre con la mirada puesta en los que más sufren, mostrando con sus colores fuertes la pobreza, las dificultades y el dolor.
Este compromiso con su gente encarnado en sus telas también tuvo reflejo en su activa militancia política, por la que sufrió críticas y persecuciones que lo llevaron al exilio. El tema esencial de la obra de Candido Portinari es el hombre. Su aspecto mas conocido es la fuerza de su temática social.
Pero aunque menos conocido, también existe el Portinari lírico. Esa otra vertiente que esta poblada de elementos de los recuerdos de la infancia en su tierra natal: los niños de Brodowski con sus juegos, sus bailes, sus cantos; el circo; los novios; los campesinos…el ser humano en situación de ternura, solidaridad, paz.
Candido Portinari muere el 6 de febrero de 1962, víctima de intoxicación por pintura.

FUENTE: www.portinari.org.br

2.2. LA OBRA

El eje de mi pintura es el sentimiento. Para mi, la técnica es meramente un medio. Aunque, indispensable. Candido Portinari

“ Chorinho” fue una obra realizada para decorar la sede de una radio, la Radio Tupi de Río de Janeiro, y pertenece a su serie de pinturas “ Os músicos” . La obra es de textura lisa y está compuesta de tonos grises, verdes, tierra, negros, ocres y rosa.
La composición consta de cuatro músicos ocupando casi totalmente el área del cuadro contra el fondo, sugiriendo un ambiente cerrado. Todas las figuras están contornadas con líneas finas y están definidas con acentuada deformación expresiva.
A la izquierda el clarinetista en pie, parado de frente. Usa sombrero de paja, tiene trazos fisonómicos groseramente indicados, usa camisa escocesa, traje claro y zapatos de dos colores. Ejecuta su clarinete.
Siempre a la izquierda, pero un poco más al centro y algo más al frente, está sentado el tocador de cavaquinho. Una figura claramente afroamericana, con sombrero de paja, tiene trazos fisionómicos definidos y usa traje de bolitas. Tiene las piernas separadas y sostiene en los brazos sucavaquinho.
A su izquierda, a la derecha de la composición, está el tocador de cuica sentado en el piso, de frente, descalzo. Agarra la cuica a la altura del pecho y se encuentra con las piernas dobladas, la derecha en el piso y la izquierda arriba.
Atrás, entre los tocadores de cuicay cavaquinho, se encuentra de pie la cuarta figura: el trompetista. Tiene piel oscura, usa sombrero pequeño de ala angosta y posee trazos fisonómicos marcados. Usa traje claro, con partitura doblada en el bolsillo izquierdo y sostiene con las dos manos la trompeta que esta tocando.
El área del cuadro es más bien clara en el centro, iluminando el grupo de músicos, sugiriendo una iluminación de estudio o escenario.

FUENTE:www.portinari.org.br

2.3. SUS INFLUENCIAS

En sus obras, Portinari ha reflejado distintas influencias a lo largo del tiempo. Inicialmente se ve influenciado por el español Zuloaga y por los italianos del siglo XV, sobretodo Piero Della Francesca. Más tarde, cuando visita Paris, se ve extremamente afectado por la obra de Chagall.
En 1931, Portinari hace una exposición en la cual presenta sus trabajos con un claro acercamiento del movimiento muralista mexicano, revelando una tendencia a la simplificación. Esa influencia hizo de su pintura un importante instrumento de denuncia social, buscando retratar las sequias del nordeste brasileño, la dura realidad de las familias nordestinas, acentuando siempre la condición social y el sufrimiento del hombre.
A pesar de que Portinari nunca perdió completamente su arte figurativa, que siempre daba un tono tradicional a sus obras, se nota claramente una proximidad con el cubismo y el surrealismo, corrientes artísticas de las vanguardias europeas, además de la ya comentada influencia de los muralistas mexicanos

FUENTE: www.obviousmag.org

3. ACTIVIDADES SUGERIDAS PARA DESPUÉS DE LA VISITA

3.1 PARA EL ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES

3.1.2 EL DRAMA DE LOS RETIRANTES

Desde niño he vivido el drama de los “retirantes”. Recuerdo la
sequía de 1915, los emigrantes, aquella miseria ¿Cómo dejar de
fijar en mis cuadros aquello que forma parte de mi  infancia, de mi vida,
y de mi esperanza de ver una vida mejor para los hombres
que trabajan la tierra?
Cândido Portinari.
  • En la serie “ Retirantes”, realizada por Candido Portinari, el artista presenta la dificultad de la vida de las personas que salen del campo en busca de trabajo en las ciudades, lo que podemos llamar éxodo rural. Después de ver la película ESTACIÓN CENTRAL (ver videoteca) realizar una investigación comparando la realidad social entre Brasil y Argentina, rastreando el tema en artículos periodísticos, noticias, películas, entre otros, para conocer más acerca de esta problemática.
  • Luego de reflexionar sobre el fragmento del artículo a continuación, investiga más sobre su serié ”Los Retirantes” y realiza una breve producción escrita que resuma tu visión general sobre la obra de Portinari.
1
Una pintura es ese justo momento -fugaz y eterno, particular y universal- que recoge la condición humana. Una instantánea que condensa toda una historia. Quizá Cándido Portinari (Brasil, 1903) lo sabía de sobra: ese pensamiento se desprende sus series Bíblica y Retirantes, expuestas en el Museo de Arte de Sao Paulo desde abril de este año. Están rodeadas por un espacio oscuro, de luces bajas; son cuadros de formato grande, que superan la vista del espectador y lo obligan a retirarse, en principio, por una mera necesidad de espacio y, después, a acercarse para apreciar los detalles. En ambas, Portinari, fallecido en 1962, recoge su pensamiento, supera las expectativas de la denuncia social y las convierte en gran arte.
Las series fueron creadas en los años cuarenta, un par de años antes de que Portinari decidiera inscribirse en el partido comunista de su país y de que las fuerzas oficiales persiguieran a los comunistas y él se exiliara en Estados Unidos. Tal vez algo de todo ello vislumbró con anterioridad en sus pinturas, como se verá más adelante. Un hecho esencial marcaría la estética de estas piezas: cuando Portinari asistió al MoMa, en Nueva York, vio el Guernica de Picasso, creado en 1937. Su influencia se nota en Bíblica (1942-1944), compuesta por siete pinturas que rememoran pasajes del Antiguo y del Nuevo Testamento. Portinari aceptó que al ver ese cuadro buscó otra estética, una en la que los personajes de sus pinturas se entreveraban en figuras casi incomprensibles, pero bien determinadas al mismo tiempo (…).
Luego de terminar con Bíblica, Portinari comenzó la serie Retirantes, compuesta por tres obras. Dos retratos constan de hombres, mujeres y niños sobre un fondo desolado, de cielo azul que se va tiñendo de azul y termina oscuro. Pisan una tierra dura, infértil, con algunos huesos y piedras. No hay nada por allí más que ellos y la presencia ineluctable de un fondo inerte. En el primero de los cuadros -titulado Retirantes (1944)-, se puede ver a una familia: la madre, el padre, el abuelo, seis niños. Están a la deriva, parecen desplazados, buscando un lugar. La madre sostiene una suerte de capa, quizá para no mojarse de una lluvia que no existe o para cubrirse de un sol también inexistente. El padre lleva una bolsa cargada del hombro con un palo; lleva allí tal vez su hogar, lo que queda de sí mismo.
Y lo que se ve en las expresiones de estos rostros es desasosiego: nada de preocupación, nada de sufrimiento, sino la total levedad que da el fracaso aceptado. El abuelo está casi en los huesos y apenas abre la boca con el gesto caído, mientras uno de sus ojos casi sale de sus cuencas y el otro se esconde en el párpado. A uno de los niños le cuelga el pene al aire, no tiene pantalones, y viste una camisa a cuadros ceñida que resalta su vientre amplio, gordísimo, víctima de las infecciones y la mala alimentación. En ella está toda la situación del desterrado -que el mismo Portinari viviría tres años después, quizá no con la misma intensidad-: el exilio y la falta de una tierra para establecerse y sostenerse, la falta de carne en la piel que deja a los retratados en los puros músculos. Decididos a nada. Decididos a morir juntos, hambrientos, flacos.
La tercera pieza, que escenifica un entierro, difiere en forma y color de las otras dos, aunque el tema sigue siendo el mismo. Una mujer extiende sus brazos ante la tolda donde está el cuerpo de su querido. Es suficiente ver la expresión de sus manos, la angustiosa forma en que se estiran los músculos rectilíneos, para conocer su cara de completo desespero, de súplica por una posible resurrección. Pero no: a este cuerpo no le sucederá como a Lázaro. Ya está muerto y seguirá en la muerte. Esa certeza del exilio -sea en la muerte, sea en la tierra- es la esencia de esta serie. Esa certeza total que ocupa todo el mundo del fondo, azul, desértico, de una esperanza ya muerta: viva, si se quiere, porque posee la conciencia de la muerte. Y ese es su único poder.
FUENTE: Revista El Espectador 29 de Abril de 2016
  • En 1964 el cineasta argentino Raymundo Glayzer viaja al nordeste brasileño para filmar su corto documental TIERRA QUEMADA (ver videoteca). Después de ver el corto documental reflexionar:
    • ¿Cuál es el drama de las familias campesinas del nordeste pobre de Brasil?
    • ¿Cómo se distribuye la tierra en el Brasil de 1964 según el film? ¿Esta situación cambió?
    • ¿Qué piensas del final del corto?
  • ¿Quién era Raymundo Glayzer? Investigar sobre su vida y su obra. Después de leer el siguiente fragmento del libro EL CINE QUEMA (en anexo), comentar en clase los pormenores de la filmación del corto.

Alejandro Malowicki: Él (Raymundo Galyser) fue el único del grupo que trascendió la escuela, que comenzó a trabajar en sus películas inclusive siendo alumno. Hizo La tierra quema en Brasil en 1963, mientras cursaba.
Jorge Giannoni: Yo había estudiado acá en una cosa que se llamó Asociación de Cine Experimental, en Capital, y Raymundo iba a La Plata. (Era) la época en que el Instituto hacía concursos para guiones de cortometraje. Presenté (un proyecto), un tema sobre la tierra, la sequía, la emigración de campesinos y todo eso, y como él tenía cámara y estaba en eso de la fotografía, lo busqué para que lo hiciéramos juntos. Nos dieron el premio, que consistía en dinero para la producción, y nos enteramos de que en el nordeste de Brasil estaban las ligas campesinas. Dijimos: “En vez de hacerla en la Argentina, aquí no dice que no podamos hacerla en Brasil”. Entonces nos fuimos a la aventura a Brasil. Aventura que fue neurótica, costosa. Y terminamos neuróticos los dos, separándonos, porque era difícil, un país distinto, lengua distinta, cultura distinta. Lograr hacer una síntesis de todo el problema campesino allá, el éxodo, la sequía… Fue difícil. Y yo me separé, porque Ruy Guerra estaba preparando Los fusiles y me fui con él. Raymundo se quedó e hizo La tierra quema, que fue prácticamente su primera obra.
Juana Sapire: Se fueron a Brasil con muy poca guita, en parte a dedo. Según Raymundo, Giannoni no aguantó. Un día se despertó y encontró una nota en la que Giannoni le decía chau. Se enojó mucho con él. Por años no se hablaron. Raymundo no lo saludaba y me decía a mí: “A Giannoni no hay que saludarlo”, así que yo tampoco lo saludaba.
Sara Aijen: Le dieron un lugar para dormir en una escuela que estaba cerrada porque era el período de vacaciones. Raymundo me dijo que no tenían agua ni comida ni nada, que comían víboras. Había ido con un amigo, pero se fue y lo dejó solo, y solo se volvió, caminando hasta el aeropuerto cargando con todas las cosas, a las tres de la mañana. Me contó que tenía terror de que le robaran la cámara.
Benjamín Giser: No sé cómo hizo. Un día dijo: ”Me voy”, y se fue. Y otro día recibimos una carta que decía: ”Llego tal día a tal hora a la estación Federico Lacroze, por el Ferrocarril Urquiza”. Yo lo fui a buscar: estaba flaco, encorvado, pelada la cara por el sol, el cutis reseco, todo barbudo y con una necesidad imperativa de tomarse un baño. Pero tenía La tierra quema adentro de la mochila.
Juana Sapire: Había filmado todo eso en Brasil y tenía el material ahí, si compaginar. Lo empezó a armar en lo de Osvaldo Vacca, que tenía un estudio en la calle Salguero y adoraba a Raymundo. Vio el material, le gustó y le facilitó sus equipos para que pudiera terminar el corto. Cuando se iba, nos dejaba a nosotros adentro del estudio, y ahí Raymundo le daba horas y horas, hasta que lo terminó.
En Brasil no había podido registrar nada para la banda sonora porque no tenía grabador, así que decidió recrearla en el estudio. Se fue a la embajada brasilera y ahí consiguió algo de música y gente que hablara en portugués para que le hicieran los diálogos que él recordaba. Yo creo que cuando se encontró armando La tierra quema él tuvo bien claro que su vida iba a ser el cine.
Víctor Proncet: La madre de Raymundo trabaja en el IFT, y yo a veces también, así que a él lo conocí a través de ella. La tierra quema la hicimos juntos. Yo le escribí el texto y la música. Alejandro Malowicki: Proncet era actor, guionista, músico… Raymundo lo buscaba mucho porque tenía experiencia y además era bastante mayor que todos nosotros.
Juana Sapire: La película tuvo mucha repercusión, ganó premios en casi todos los festivales en los que fue presentada. Tuvo sus primeras polémicas, también, porque el corto gustaba mucho, pero en la toma final había un nene que volteaba una imagen de cristo hacia la pared; entonces la gente decía: “Si, está muy bien, pero ¿por qué da vuelta el Cristo?” La Tierra quema se dio en el Cine Club Núcleo, también. A Núcleo íbamos todos los lunes. Yo iba desde antes de empezar a salir con Raymundo.

FUENTE: El Cine Quema (en anexo)

3.2. PARA EL ÁREA DE MÚSICA

3.2.1 UN SON PARA PORTINARI

El poeta cubano Nicolás Guillén escribió una canción en homenaje a Candido Portinari que fue interpretada, entre otros, por Mercedes Sosa.

Para Candido Portinari,
La miel y el ron
Y una guitarra de azúcar
Y una canción
Y un corazón Para Candido Portinari,
Buenos Aires y un bandoneón.
Ay, esta noche se puede,
Se puede,
Ay, esta noche se puede,
Se puede.
Se puede cantar un son.

                                                 Nicolás Guillén

  • Después de escuchar y reflexionar sobre la letra de “ Son para Portinari” pensar en algún personaje que quieras homenajear y escribir dos estrofas de 4 versos cada una.

3.2.2 EL CHORINHO O CHORO BRASILEÑO

2

Es difícil pensar en Brasil y no pensar en la música, muchos de sus ritmos más típicos son conocidos en el mundo entero, pero lo que muchos no saben es que algunos de los más característicos han tenido su origen en Rio deJaneiro. Al igual que el Samba y la Bossa Nova nacieron en la “Ciudad Maravillosa” durante el siglo pasado, el Choro Brasileño se originó hace unos 150 años como una forma muy propia de los músicos cariocas de reproducir los ritmos que llegaron desde Europa poco después del arribo de la Corte Portuguesa.
La traducción más aceptada de la palabra “choro” es lloro o llanto, por lo que hay quienes afirman que este género musical adoptó el nombre debido a la manera llorosa en que se tocaban en Río de Janeiro las polcas, valses, chotis y otros ritmos procedentes de Europa. No obstante, a pesar de lo que pudiera parecer, el Choro Brasileño no es una música triste ni mucho menos. Se trata más bien de melodías llenas de fuerza, generalmente rápidas y alegres, mezcla de la manera sentimental que tenían los portugueses de tocar los ritmos europeos y el toque característico de los músicos africanos. Quizá por este motivo, la improvisación es la seña de identidad del Choro y para ella, los músicos requieren tener mucho talento y dominio de los instrumentos.
Los grupos que tocan el Choro Brasileño son conocidos con el nombre de las bandas regionales y de los músicos que las forman son llamados chorões. Los instrumentos que normalmente participan en el Choro son la flauta, la mandolina, el cavaquinho (especie de guitarra de cuatro cuerdas típica de Portugal), la pandereta y una o más guitarras, entre las que destaca una guitarra de siete cuerdas. El Choro Brasileño es fundamentalmente una música instrumental aunque en algunas ocasiones algunos choros han contado con letra.
Aunque el choro es menos conocido que sus sucesores, el samba y el bossa nova, existe un famoso Choro que casi todo el mundo conoce aunque sin saber que pertenece a este género musical, se trata de la canción interpretada en 1940 por Carmen Miranda llamada Tico Tico no Fubá.
En sus inicios, los conjuntos regionales de choro estaban formados por músicos aficionados que se reunían en cafés o bares por el placer de interpretar la música y crear nuevas composiciones en base a improvisaciones; sin embargo, con el tiempo los conjuntos evolucionaron convirtiéndose en grupos de verdaderos profesionales y pueden estar compuestos por dúos, tríos y hasta por orquestas completas. Un género musical siempre abierto al cambio y que ha ido transformándose permanentemente desde esos primeros días cuando nació como una reinterpretación carioca de la polca europea.
Entre los más destacados exponentes del Choro Brasileño está el flautista Joaquim Calado quien introdujo el solo de flauta, además de otros conocidos chorões (intérpretes de choros) como Chiquinha Gonzaga, Ernesto Nazareth y Pixinguinha.
En los últimos años, este ritmo nacido en Río de Janeiro y convertido en una de las señas de la identidad musical del país, ha recobrado el lugar que le corresponde en el panorama artístico a tal punto que se ha establecido el 23 de abril como el Día Internacional del Choro Brasileño.

FUENTE: www.imaginariodejaneiro.com

  • Realizar una búsqueda en youtube de Chorinhos famosos en Brasil. Seleccionar tres que más te hayan gustado.
    • ¿Por qué los elegiste? ¿Qué te llamó la atención?
    • ¿Como definirías este estilo musical? ¿Es alegre, triste, divertido?
    • ¿Qué sensaciones les produce? ¿A que se parece?
  • ¿Qué diferencias encuentras entre los músicos que forman parte de la foto y aquellos retratados en el mural de Portinari
  • ¿Consigues identificar los instrumentos que suenan en las músicas elegidas de youtube?

 

3.3 PARA PLÁSTICA

  • En base al texto descripto en 2.3 “SUS INFLUENCIAS” comparar “Chorinho” con otra de sus obras, mostrada abajo: “La Banda de Músicos”. Analizar sus diferencias de estilo, colores y figuras.

3

  • Además comparar “ Chorinho” con otra obra de este proyecto de murales: el “Guernica” de Pablo Picasso ¿Cuáles te parece que fueron las influencias del pintor español sobre el brasileño?

3.4 PARA LA ESCUELA PRIMARIA Y LOS NIVELES INICIALES

  • Observamos con atención la obra “ Chorinho” e respondemos: ¿Cuántos personajes aparecen en la obra? ¿Qué instrumentos están tocando?¿Cuáles son los colores utilizados?¿predominan los colores cálidos o fríos? ¿Cuántas figuras geométricas pueden identificar en el fondo del cuadro? ¿Cuáles son?

3.4.1 CUADRO VIVO

  • Grupos de cuatro alumnos posan como cada uno de los personajes del cuadro, tocando un instrumento imaginario, tan quietos como los personajes. Luego imitamos el sonido de sus instrumentos ¿qué sonido tiene una cuica? ¿y un cavaquinho?
4. MATERIAL DE APOYO PARA ALUMNOS, DOCENTES Y VECINOS
GLAYSER, R (1964): Tierra Quemada (film). Disponible en línea en https://youtu.be/HMiYa2zG6vo (VER VIDEOTECA).
KAURISMÄKI, M (2005): Brasileirinho (film). Disponible en línea en https://youtu.be/wel6iKMxwcU (VER VIDEOTECA).
PEÑA, F Y VALLINA, C (2000): El Cine Quema, Raymundo Gleyzer. Ediciones de la Flor, Buenos Aires.
SALLES, W (1998): Estación Central (film). Disponible en línea en https://youtu.be/JXe-R9esIWA (VER VIDEOTECA).