EL BARRIO

MOLINA CAMPOS

3.1.2 NUESTRAS CALLES

Después de ver el video AQUÍ (VER VIDEOTECA) analizar en el aula:

  •  ¿Conoces algunas de las locaciones donde fue filmado el video?
  • ¿El video habla de un personaje que pasa toda su vida en el mismo barrio? ¿Conoces en tu entorno personas así?
  •  ¿El personaje finalmente está en una disyuntiva entre irse y quedarse? ¿Qué decide hacer? ¿Por qué? ¿Qué nos dice la letra de la canción al respecto?
  •  La canción nombra “el cine del cura” ¿A qué se refiere? ¿Existió ese cine? Investigar.

Este es un mapa parcial de Claypole (este), alrededor de la Plaza Vicente Re, o plaza de la copa. ¿Puedes ubicar tu escuela, tu casa o algún punto que te sea familiar en el mapa? Reflexionar:

  •  ¿Qué forma tienen las manzanas? ¿Por qué?
  • ¿Cuántas manzanas componen las dos cuadras a la redonda a partir de la copa de la plaza?
  •  ¿Qué tipos de construcciones típicas pueden encontrarse en el mapa? Señalarlas.
  •  ¿Puedes ubicar en este mapa lugares que brindan servicios a la comunidad? ¿Qué servicios brindan? Señalarlos en el mapa.
  •  ¿Qué medios de transporte circulan por este mapa?

1

Completar:

T1

  • ¿Qué te parece que hace falta prioritariamente en el barrio y no has encontrado en el mapa? ¿Cuáles son los lugares que si detectaste y no te parecen prioritarios? ¿Por qué?
  • Señala en el mapa donde están ubicados los murales que conoces. Investiga dónde hay otros. ¿Cómo planificarías una visita a todos los murales que aparecen en este proyecto? Trazar una ruta.
  • Dibujar el mapa de mi propio barrio, dos cuadras “a la redonda” de mi casa. ¿cuántas manzanas lo componen?

 

3.1.3 ¿CÓMO NOS VEMOS?

Ver el video Jazz en Claypole – Trailer (VER VIDEOTECA). Analizar las imágenes y las opiniones de los vecinos entrevistados ¿Te reconoces en ellos? ¿Tienes la misma opinión sobre tu barrio?
Ingresar al buscador de la página de internet del diario LA NACIÓN (http://buscar.lanacion.com.ar/) y realizar una búsqueda de noticias relacionadas con tu ciudad (por ejemplo, digitar la palabra CLAYPOLE en el buscador).

Realizar una clasificación del tipo de noticias asociado a estas palabras:

T2

  •  ¿Las noticias se concentran el algún rubro en particular? ¿Por qué? ¿Estás de acuerdo con esto? ¿Es la misma percepción que tienes de tu ciudad? Realizar entrevistas con familiares, vecinos, amigos y referentes de instituciones, preguntando sobre los principales problemas de tu ciudad y cuales deben ser resueltos prioritariamente y sus posibles soluciones. Llenar la siguiente tabla, categorizando de 1 (menos prioritario) a 5 (prioritario) los cinco problemas más importantes, de acuerdo con lo expresado por los entrevistados, siguiendo el ejemplo:

 

Organizar una asamblea en el aula para discutir sobre los problemas del barrio. ¿Cuáles son los prioritarios? ¿Por qué?

  • iniciar la asamblea con un círculo. Establecer la agenda. Definir los temas a tratar y los objetivos de la asamblea.
  • Establecer las normas para “poder hablar y escucharnos bien”, respetar la opinión de los demás, escuchar atentamente sin interrumpir y hablar de manera respetuosa sin ofender o criticar a los demás.
  • Tomarse 1 o 2 minutos de silencio para pensar y reflexionar antes de las conclusiones.
  •  Compartir ideas con el resto del grupo para intentar llegar a algún acuerdo y plan de acción entre los alumnos ¿Qué podemos hacer entre todos? Con textos e imágenes, realizar afiches expresando los problemas y sus posibles soluciones de acuerdo con la opinión del grupo. Realizar una exposición de los afiches.

 

3.1.4 LA CONVIVENCIA EN NUESTROS BARRIOS

Analizar en grupo los siguientes textos que presentan casos hipotéticos de situaciones conflictivas (adaptados de educ.ar):

CASO 1: LA BASURA EN LA VEREDA Francisco saca las bolsas de basura de su casa a la mañana y las deja en el árbol de la casa de su vecino Esteban, de donde el camión recolector las recoge recién a la noche. Ante los reclamos de Esteban, cuya vereda permanece sucia durante casi todo el día (ya que algunos perros del barrio rompen las bolsas para alimentarse de los desperdicios), Francisco argumenta que se trata de un espacio p úblico que todos tienen derecho a usarlo como quieran.

CASO 2 EL ENSAYO DE BATERÍA Martín está aprendiendo a tocar la batería y habitualmente ensaya en horarios nocturnos. Los sonidos molestan a Hernán y María, los vecinos más cercanos, ya que tienen un bebé de tres meses que se despierta cada vezque Martín practica. La pareja decide visitar a Martín y plantearle el problema. Este les dice que va a tratar de cambiar los horarios y ensayar por la tarde, cuando Hernán y María están trabajando y el bebé está en la guardería.

Discutir en el grupo:

  • ¿Cuál es el conflicto?
  • ¿Cuáles son los actores involucrados en cada conflicto y cuáles son los intereses de cada uno de ellos?
  • Pónganse en el lugar de las personas involucradas en el caso 1. ¿Quién tiene razón? ¿Por qué?
  • Póngase en el lugar de las personas involucradas en el caso 2 ¿Quién tiene razón? ¿Por qué?
  • Decidan cuál de los dos conflictos se resuelve y cuál, no. Expliquen por qué.
  • Hacer la puesta en común. ¿Es mejor una sociedad dónde los conflictos se resuelven mediante el respeto al otro? ¿Podemos comprometernos a mantener este tipo de comportamiento?

DERECHOS HUMANOS Y CIUDADANIA

Antonio Berni
  • Reflexionar sobre las fotografías abajo y el siguiente fragmento de una nota escrita en el diario Clarín en ocasión del centenario del nacimiento de Antonio Berni. ¿qué pintaría Berni hoy? ¿qué pintaría Berni si viviera en tu barrio? ¿Qué cosas han cambiado desde la escena retratada por Berni en 1934 hasta el día de hoy? ¿Qué cosas no han cambiado?

Me gustaría saber qué pintaría Berni hoy. Cuáles serían sus pinturas en este 2005 de su centenario tan lleno de poder y riqueza concentrados y pobres sin esperanza. Cuál sería su arte si no fuera historia. ¿Juanito seguiría remontando barriletes o estaría dedicado a limpiar parabrisas y hacer malabarismos con pelotitas entre los autos en la 9 de Julio? ¿Habría un Juanito piquetero? ¿En qué se convertirían los cuadros de Berni llenos de latas viejas, chapa y cartón en esta Buenos Aires que cada día recorre y rastrilla un ejército de cartoneros? ¿Cuál sería la lectura y el relato que hoy haría Berni de la Argentina y el mundo? ¿Sus nuevas pinturas serían tan bien recibidas por las paredes que hoy lucen sin incomodidad las de hace años?

FUENTE: Clarín, sábado 19 de marzo de 2005.

4

1
2

3

  • Reflexionar sobre las imágenes del dibujante Quino, abajo. ¿Qué expresan? ¿Qué puntos en común tienen con el cuadro de Berni? ¿qué piensas de las manifestaciones y el derecho a manifestarse?

756

  • Realizar una investigación sobre Derechos Humanos ¿Qué son? ¿Cuándo surgen? ¿Qué es la Declaración Universal de los Derechos Humanos? ¿Se cumplen todos los derechos humanos en todo el mundo y para todos? ¿Hay derechos más importantes que otros? ¿Y más urgentes? ¿Es lo mismo?
  • Reflexionar sobre la siguiente tira de Mafalda

8

  • Organizar una asamblea en el aula. ¿Qué cosas pediríamos? ¿Cuáles de nuestros derechos se ven vulnerados? ¿Conocemos nuestros derechos? ¿Cuáles derechos nosotros mismos ayudamos a vulnerar?
  • Iniciar la asamblea con un círculo. Establecer la agenda. Definir los temas a tratar y los objetivos de la asamblea (temas sugeridos: derechos, discriminación en el aula, violencia en la escuela, género).
    Establecer las normas para “poder hablar y escucharnos bien”, respetar la opinión de los demás, escuchar atentamente sin interrumpir y hablar de manera respetuosa sin ofender o criticar a los demás.
  • Tomarse 1 o 2 minutos de silencio para pensar y reflexionar antes de las conclusiones.
  • Compartir ideas con el resto del grupo para intentar llegar a algún acuerdo y plan de acción entre los alumnos.

GENERO

Oswaldo Guayasamin

Ser Madre
Reflexionar individualmente sobre el siguiente texto y luego hacer una puesta en común con debate:

El estereotipo más generalizado (y también más idealizado) del género femenino es, sin duda, el que señala que ser mujer es igual a ser mamá. La idealización de la mujer reside, para este estereotipo, en la maternidad. Y no se considera “mujer completa” a la que carece de hijos. Se parte de la creencia “popular o presuntamente científica” de que existe un instinto maternal, biológico, común a todas las mujeres. La observación de los juegos infantiles nos puede mostrar hasta qué punto esta conducta es aprendida. Infinidad de mujeres han hecho de su maternidad una elección amorosa y consciente. Algunas han elegido no ser madres; otras, no han podido serlo. Habría que preguntarse si debemos, por ello, considerarlas, a unas y otras, “menos mujeres”.

FUENTE: Con Otros Ojos. Mirarnos en Clave de Género.

Ser Madre. ¿Una elección?
Reflexionar en grupos sobre los tres testimonios a continuación, extraídos de un artículo del diario página/12. Cada grupo elige un testimonio y lo dramatiza inventando día logos entra la protagonista de la historia y otros personajes como la amiga, los padres, la profesora, el novio, etc. Realizar la dramatización en el aula para los demás grupos.

TESTIMONIO 1
“Para mí, ser mamá es un proyecto de vida, es lo principal. Antes estudiaba por estudiar, pero ahora lo hago por mis hijas”, resume Jessica Tempran, quien a los 21 años es madre de dos nenas, una de tres años y otra de uno y medio. “Ser mamá me hizo ser más madura”, asegura, en una de las aulas de la Escuela Media Nº 1, de Villa Lugano, donde ahora cursa cuarto año. Y aunque asegura que su primer embarazo, a los 17 años, no fue buscado, reconoce que “era consciente de que me estaba descuidando con mi novio”.
Jessica cuenta que para cuidarse tomaba pastillas anticonceptivas, aunque “tenía que comprarlas, porque había pedido en la salita donde me atiendo y no tenían para darme”. La llegada de la segunda beba también fue sorpresa, pero con un agregado: Jessica “no quería saber nada”con tener otro bebé. “No quería tener más hijos. Me parecía que era mucho trabajo”, dice. Ahora insiste en que no quiere tener más hijos y reconoce que la maternidad le quitó libertad: “Ya no puedo salir con mis amigas como antes”.
Tuvo que dejar la escuela pero pudo reanudarla más tarde. Ahora, a un año y medio de alcanzar el título secundario, sueña con la universidad y con un futuro como “psicóloga infantil”.

TESTIMONIO 2
Lilian Falcón tenía 16 años cuando quedó embarazada y, a diferencia de la mayoría de las adolescentes, para ella la noticia no fue sorpresa: “Lo estaba buscando desde hacía tres meses”, confiesa. “Ya me había ido a vivir con mi novio porque en mi casa no estaban bien las cosas. Cuando mi mamá me tuvo, mi papá se borró. Después ella siguió teniendo hijos con otros hombres y yo me fui a vivir con mis padrinos”, cuenta Lilian, que no oculta su proyecto de vida: “Siempre quise formar la familia que nunca había tenido”.
“Soñaba con tener un marido y un hijo. Y la verdad es que no creo posible haber tenido otro proyecto de vida. Porque, además, primero está mi hijo y después están el resto de mis cosas”, define. Lilian piensa “quedar nuevamente embarazada, pero mucho más adelante porque quiero tener primero mi casa propia y asegurarme de que no le falte nada”.
A los 18 años, esta joven que no escatima en sonrisas cuenta que no dejó “en ningún momento la escuela”, pese al nacimiento de Diego, que ya roza el año de vida. Igual, admite que en un primer momento dudó “en seguir estudiando porque, cuando quedé embarazada estaba en otro colegio donde no se veían chicas con panza”. “Me daba miedo de que la noticia de que iba a tener un hijo no fuera bien recibida”, expresó Lilian.

TESTIMONIO 3
Mientras Paula se sienta lentamente en una de las sillas del aula, deja traslucir su timidez. Le faltan muy pocos días para parir pero, pese a sus 15 años, no parece tener miedo. Al punto de que a menos de una semana de cumplir los nueve meses de embarazo sigue asistiendo a la escuela porteña en la que cursa tercer año. Paula Lobo quedó embarazada porque se cuidaba “con un té de yuyos” que le dieron en la farmacia, pero que “no me hicieron nada”, señala. “Recién cuando me enteré de que iba a tener un hijo fui al hospital, el médico me explicó cómo tenía que cuidarme”, explica.
Incluso, Paula asegura que “no tenía idea de que en las salitas reparten pastillas o preservativos”. Cuando se enteró de que había quedado embarazada, “no sabía cómo decírselo a mi mamá, porque tenía miedo de que se enoje, pero de a poco lo entendió”. Su novio, también adolescente, y con el que se fue a vivir hace unos meses, quedó “desconcertado” cuando se enteró porque “tener un hijo es mucha responsabilidad”, repite Paula.
Al igual que otras mamás de su edad, Paula dice que quiere “esperar mucho tiempo hasta volver a quedar embarazada”. Ahora, su objetivo es “tratar de seguir adelante”. “Quiero seguir estudiando para ser policía”, sostiene.

FUENTE: Página12, domingo 8 de agosto de 2004.

Los Estereotipos de Género

Después de ver el video “Estereotipos de género en la publicidad” (ver videoteca) realizar un cuadro como el siguiente, clasificando a quien van dirigidas las publicidades.

T1

  • Realizar una reflexión en grupo sobre ¿cuáles son los estereotipos de género? ¿por qué se construyen? ¿a quien benefician
  • Hacer una lectura individual del siguiente texto:

DESDE ANTES DE NACER. LA IDENTIDAD DE GÉNERO

Desde el embarazo, nuestra madre, nuestro padre y/o familias comienzan a construir nuestra identidad de género comprándonos ropita rosa o celeste, hebillitas y muñecas, o camioncitos y pelotas de fútbol. A medida que vamos creciendo a las chicas se nos enseña a cuidar a nuestros hermanitos más pequeños y a realizar todos los quehaceres domésticos. A los chicos nos enseñan a jugar al fútbol y a no llorar.

En cada etapa de la vida, se refuerzan de manera cotidiana estos patrones culturales para cada género. Los varones nos identificamos con papá, los tíos, los abuelos, es decir con lo masculino. Las mujeres hacemos lo mismo con mamá, las abuelas y las hermanas, con lo femenino
(…).Por eso, entre los dos y los cuatro años, aún cuando todavía no tenemos muy claro las diferencias biológicas, chicas y chicos ya tenemos conciencia de nosotras mismas y nosotros mismos como varones y mujeres. Es que la identidad de género se transmite como el lenguaje, a través de la educación y la cultura, y por eso es difícil de modificar pero no imposible. La identidad de género no viene como un sello de la naturaleza al momento de nacer. La familia y la sociedad nos van formando en el deber ser de mujeres y varones. La familia y la sociedad nos van construyendo a lo largo de la vida.
Actualmente las identidades de género no se limitan a la diferenciación entre hombres y mujeres. Algunos grupos reconocidos con la sigla GLTTB (gays, lesbianas, travestis, transexuales y bisexuales) se identifican con el término transgéneros. Eva Giberti sostiene que “la aparición del término transgénero proporcionó un lugar para quienes se sienten y se reconocen en una dimensión diferente de la que abarca el binomio hombre-mujer. Describe a quienes, al expresar su sentido de identidad, entran en conflicto con las normas de género según las convenciones contemporáneas que regulan los comportamientos de cada sociedad”. Las personas que se reconocen como transgenéricas no desean ser identificadas como hombres o mujeres. Generalmente aquellas personas que eligen una orientación sexual diferente a la heterosexual –o rechazan las normas sociales que consideran a los ordenamientos sexuales como algo inamovible o establecido – son socialmente discriminadas y obligadas a desarrollar su sexualidad en forma marginal y, en muchos casos, perseguidas y sancionadas por la expresión pública de su identidad u orientación sexual. Esta situación las y los coloca en condiciones de vulnerabilidad en diversos aspectos de sus vidas, principalmente en el acceso a la educación, la salud y un trabajo digno. Darnos la posibilidad de pensar sobre otras identidades de género nos permite visualizar estas situaciones de vulneración de sus derechos humanos.

FUENTE: Con Otros Ojos. Mirarnos en Clave de Género

Realizar un debate en el aula sobre los siguientes temas:

  • ¿La decisión de la anticoncepción es responsabilidad de la mujer?
  • ¿Es bueno que los varones demuestren sus emociones?
  • ¿Las mujeres deben recibir el mismo sueldo que un varón si realizan la misma tarea?
  • ¿Cómo se siente un varón cuando tiene una jefa mujer?

Reflexionar y debatir en el aula sobre las siguientes aseveraciones:

  • Las actividades domésticas son exclusivamente responsabilidad de las mujeres.
  • El hombre es quien debe sostener económicamente a la familia.
  • Los varones tienen más deseo sexual que las mujeres. o Las mujeres son chismosas y charlatanas
  • Los varones tienen cerebro más grande y por eso son más inteligentes que las mujeres.

Realizar en grupos las siguientes actividades:

  • Inventar una publicidad de electrodomésticos que esté dirigida tanto a los varones como a las mujeres.
  • Cantar una canción en cuya letra identifican aspectos que denigran a las mujeres y reflexionar sobre su contenido.
  • Buscar tres ejemplos de varones que desarrollan actividades tradicionalmente femeninas.
  • Dar ejemplos de roles o tareas que tradicionalmente desarrollaban varones y mujeres, y que hoy sienten que están cambiando.
  • Contar un chiste machista y en grupo analizar su contenido.
  • Contar un chiste feminista y en grupo analizar su contenido.

Los Estereotipos de Género. La Diosa y el Ganador

Organizar grupos de varones en un lado y mujeres por otro. Los varones dibujaran, por consenso y entre todos, a su mujer ideal y que las chicas, por consenso y entre todas, dibujaran a su varón ideal.
Pueden escribir hasta diez atributos que describan a esa mujer y a ese hombre ideales (es importante que escriban lo que no está dibujado).
Luego pegar los afiches y leer lo que cada grupo escribió y entre todos se reflexiona sobre las distintas expectativas de los varones y las mujeres. La coherencia o incoherencia entre la imagen y los adjetivos, las similitudes o diferencias entre las expectativas de varones y mujeres, qué sensaciones produce a cada uno lo que los integrantes del otro grupo esperan de ellos y ellas y qué de todo lo que allí se espera es “propio” o cultural y modificable.

TRABAJO Y EXPLOTACIÓN

Diego Rivera

3.1.2 EL MUNDO DEL TRABAJO

  • Analizar y discutir los textos de la Constitución Nacional referentes a derechos y garantías de los trabajadores y trabajadoras:
Art. 14. – Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber: de trabajar y ejercer toda industria lícita; de navegar y comerciar; de peticionar a las autoridades; de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino; de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa; de usar y disponer de su propiedad; de asociarse con fines útiles;de profesar libremente su culto; de enseñar y aprender.
Art. 14 bis.- El trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, las que asegurarán al trabajador: condiciones dignas y equitativas de labor; jornada limitada; descanso y vacaciones pagados; retribución justa; salario mínimo vital móvil; igual remuneración por igual tarea; participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección; protección contra el despido arbitrario; estabilidad del empleado público; organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial. Queda garantizado a los gremios: concertar convenios colectivos de trabajo; recurrir a la conciliación y al arbitraje; el derecho de huelga. Los representantes gremiales gozarán de las garantías necesarias para el cumplimiento de su gestión sindical y las relacionadas con la estabilidad de su empleo. El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable. En especial, la ley establecerá: el seguro social obligatorio, que estará a cargo de entidades nacionales o provinciales con autonomía financiera y económica, administradas por los interesados con participación del Estado, sin que pueda existir superposición de aportes; jubilaciones y pensiones móviles; la protección integral de la familia; la defensa del bien de familia; la compensación económica familiar y el acceso a una vivienda digna.
Art. 15.– En la Nación Argentina no hay esclavos: los pocos que hoy existen quedan libres desde la jura de esta Constitución; y una ley especial reglará las indemnizaciones a que dé lugar esta declaración. Todo contrato de compra y venta de personas es un crimen de que serán responsables los que lo celebrasen, y el escribano o funcionario que lo autorice. Y los esclavos que de cualquier modo se introduzcan quedan libres por el solo hecho de pisar el territorio de la República.

3.1.3 EL TRABAJO ESCLAVO

  •  Reflexionar y debatir en clase el artículo 15 de la constitución nacional a la luz de los textos de los siguientes notas del diario página12.
  • ¿Existe hoy esclavitud?
Los responsables de las tres empresas de indumentaria deberán dar explicaciones por tercerizar su producción en un taller donde trabajaban personas extranjeras sin documentos y en pésimas condiciones. Uno de los imputados es Daniel Awada, cuñado de Macri.
“No podíamos salir del lugar; Marcos nos lo tenía prohibido. Sólo podían salir, en muy pocas ocasiones, las personas que teníamos documentos de identidad y los que no, tenían prohibido salir.” Como esclavos. Así vivían los empleados de un taller textil de la ciudad de Buenos Aires donde se fabricaban prendas de las marcas de primera línea Kosiuko, Cheeky y Portsaid, según declaró en la Justicia una de las mujeres explotadas laboralmente en el lugar y corroboró la investigación del fiscal que actúa en el caso. Los directivos de las tres firmas fueron citados a declaración indagatoria y deberán presentarse en tribunales próximamente. Uno de los imputados es Daniel Awada, cuñado de Mauricio Macri y presidente de Cheeky. Están acusados de contratar al taller clandestino y colaborar así con la reducción a la servidumbre, entre 2007 y 2011, de al menos quince bolivianos –cuya condición migratoria era irregular–, que “trabajaban a destajo en jornada de todo el día por un salario paupérrimo, moraban con sus hijos menores, comían y dormían en un contexto de suma precariedad, insalubridad, hacinamiento y encierro controlado” y a la vez eran sometidos, mediante gritos y maltratos, a “condiciones laborales infrahumanas”.Hasta ahora la Justicia no avanzaba en la cadena de explotación hacia los dueños de las marcas que contratan trabajo en talleres clandestinos y centraba su lupa en los encargados directos de la explotación. Varios fiscales venían haciendo pedidos para sentar en el banquillo de los acusados a los directivos de grandes firmas de ropa, pero los jueces rechazaban los planteos. Recién en diciembre, el titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 4, Ariel Lijo, confirmó la citación de nueve directivos y socios de empresas que comercializan distintas marcas, entre ellas Narrow, de jeans y ropa juvenil.
La medida alcanza a Aníbal Marcelo Terra e Ingrid Georgina Kern Dornfeld, presidente y vicepresidente de Kowsef SA –cuyo nombre de fantasía es Kosiuko–; Daniel Awada y Patricia Norma Fraccione, presidentey vicepresidenta de Cheek SA –cuyas marcas son Como Quieres que te Quiera y Cheeky SA o Cheeky Child SRL–, y Sergio Jaime Said y Victoria Papu de Said, presidente y vicepresidenta de la sociedad denominada Mazalosa SA, conocida por el público con el nombre de Portsaid. De acuerdo con la investigación judicial, las firmas de indumentaria “aportaban los moldes de las prendas, los cortes de las telas y los géneros mismos, además de botones, cintas y etiquetas con la marca, logística que consistía también en el traslado de los materiales al taller y luego su retiro una vez realizados con destino a las sociedades en cuestión -todo ello en manos de los fleteros Boris y de Enrique Markus, quienes fueron sobreseídos en la misma causa por entender el juez federal entonces interviniente que eran sólo transportistas tercerizados de la mercadería-”. Para el fiscal, no hay dudas de que los directivos de las marcas tenían conocimiento “de la irregular situación laboral, migratoria y habitacional en las que se encontraban los empleados” del taller de costura, donde fabricaban las prendas y que estaba a nombre de Rocy Mari López Cisneros y de su pareja, Marco Antonio Cáceres Flores. Funcionaba en la calle Pola 1995/1997, en el barrio porteño de Mataderos. Ese domicilio, a su vez, posee una conexión interna con otro domicilio, de la calle Garzón 5611.
En el pedido de indagatoria, Medrea sostuvo que “el producido por el taller, luego de su terminación y de la verificación de la calidad de las prendas, era comercializado en los locales de tales marcas”. Entre otras pruebas, agregó facturas, remitos, notas de crédito secuestradas durante un allanamiento, “demostrativos de la asiduidad en el intercambio comercial”. Un allanamiento fue realizado el 3 de octubre de 2011 por personal del Departamento de Asuntos Extranjeros de la Policía Federal Argentina, que constató la presencia de quince empleados, siete de ellos en condiciones migratorias irregulares. Además, mientras se llevaba a cabo el operativo, se presentaron López Cisneros junto a Cáceres Flores, quienes se identificaron como los dueños del negocio, y quedaron detenidos.
En otro procedimiento efectuado en la calle Rondeau 2583/5, piso 1º, de la localidad de San Martín –provincia de Buenos Aires–, fueron secuestrados documentos de la firma Cheeky–notas de débito, facturas A y órdenes de pago con membrete Cheeky Baby & Kinds–, además de prendas de vestir de la firma mencionada, de Portsaid y de Como Quieres que te Quiera, y cartones con el logotipo de Kosiuko y etiquetas de Cheeky y Kosiuko.
La causa se inició a partir de dos denuncias de funcionarios del Gobierno de la Ciudad. El propio Ejecutivo porteño informó en la causa judicial que el taller en cuestión, donde se presume fabricaba prendas la firma de la familia de la esposa de Macri, no registraba constancias de habilitación.
Una empleada que declaró en la causa contó que el sueldo se pagaba por prenda confeccionada y que muchos de los trabajadores eran indocumentados y también había menores de edad. “No podíamos salir del lugar; Marcos nos lo tenía prohibido. Sólo podían salir, en muy pocas ocasiones, las personas que teníamos documentos de identidad y los que no, tenían prohibido salir”, describió. Marcos Cáceres Flores era uno de los dueños del taller. “Además, nos decían que tuviésemos cuidado con la policía. Teníamos que dar un motivo fundado para poder salir, no podíamos hacerlo libremente”, agregó. También dijo que trabajaba “en negro” y que aunque tenía una hernia, nunca le dieron días de reposo ni redujeron su trabajo: “No me dieron ni un centavo, más aún cuando no tenía ningún beneficio social”, detalló. Otra de las personas explotadas dijo que “Marcos”(Cáceres) construyó varias habitaciones, en las cuales alojaba a sus empleados. Al momento de cobrar sus respectivos sueldos “reciben descuentos en concepto de alquiler” por dormir ahí. Es decir, los obligaban al encierro y les cobraban el alquiler.

FUENTE: Página12, viernes 28 de febrero de 2014.

 
Los operativos del Renatea se hicieron por denuncias de trabajadores. Uno de ellos, Ramón Piñeiro, indicó que dejó de trabajar en el campo del ex gobernador de Misiones “por las condiciones en que nos tenían”.
El ex gobernador de Misiones Ramón Puerta será demandado penalmente por el delito de trata de persona (trata laboral) luego de que el Renatea encontrara a 32 peones rurales en condiciones infrahumanas en uno de sus campos, la Estancia I Pora, ubicada en el Departamento Garupa, Misiones. Otros 24 peones que trabajan en el mismo establecimiento, pero no vivían ahí, tampoco estaban registrados. Puerta utilizó la figura de los contratistas para conseguir peones rurales, pero según la nueva ley de trabajo agrario, el principal responsable por la situación de los trabajadores es el dueño de la estancia. Esta normativa fue sancionada en diciembre de 2011 cuando Puerta todavía era diputado nacional, aunque estuvo ausente a la hora de votar. El escenario encontrado por los inspectores del Renatea y otras autoridades de la provincia era desolador: carpas que se venían abajo, colchones llenos de bichos, comida en mal estado y sin agua potable para beber. La denuncia fue realizada por uno de los trabajadores explotados, Ramón Piñeiro, quien también acusó al gremio de la Uatre por la desprotección. Además de su carrera política, Ramón Puerta es un importante empresario yerbatero. Según los registros oficiales a los que accedió Página/12, posee al menos cuatro estancias: Yohasa (1480 hectáreas) y Yerbal el 17 (110 hectáreas), ubicadas en Corrientes, y Chacra Cruce Pinal (46 hectáreas) y Estancia I Pora (1004 hectáreas), en Misiones.
La Ley 26.727 modificó los mecanismos de contratación para los peones rurales, otorgándoles mayores derechos a los trabajadores y más obligaciones a los empresarios. El argumento para estos cambios fue que eran mecanismos de contratación que terminaban avalando situaciones de extrema precariedad, rozando lo inhumano. Sin embargo, los empresarios continúan recurriendo a estas prácticas ante el desconocimiento de los propios peones. Pero en esta oportunidad, Puerta fue denunciado por uno de los trabajadores explotados, Ramón Piñeiro, quien habló con Página/12. “Estuve tarefeando una semana en el campo de Puerta pero me fui por las condiciones en las que est ábamos. Te llevaban al yerbal y te tiraban ahí, en carpas, sin agua. Era imposible trabajar, era muy poco lo que te pagaban, había menores que trabajaban como cualquier obrero. Algunos creen que terminó la esclavitud, pero no es así”, denunció Piñeiro.
La inspección en el campo I Pora arrojó que en el lugar había tres cuadrillas con trabajadores precarizados y bajo condiciones de vida paupérrimas. Una de esas era manejada por Héctor Luis Díaz, donde fueron hallados 19 trabajadores, de los cuales 17 no estaban registrados. El acta labrada luego dela inspección no dejó lugar a dudas de la situación de los peones: vivían en carpas de lonas negras, sin agua, sin sanitarios, ni elementos de seguridad correspondientes a su labor. Había más de 20 carpas, por lo que las autoridades asumen que habría más trabajadores en esa situación que prefirieron ocultarse tras el operativo. Uno de los trabajadores era un menor de 14 años.
“Nos teníamos que llevar nuestra propia comida, teníamos carne en mal estado y algunos compañeros están infectados por picaduras de bichos. Muchas veces trabajé en ese establecimiento y no ha cambiado nada. Muchos sí cambiaron, pero el de Puerta sigue igual”, afirmó Piñeiro.
La segunda cuadrilla estaba manejada por Domingo Castillo. En este caso se encontraron 15 peones en una situación paupérrima. Luego de la fiscalización, los trabajadores solicitaron ser rescatados de ese lugar. Habían sido llevados con la promesa de salir los fines de semana, condición que no se cumplió. Y la tercera cuadrilla, manejada por Raúl Rivas, contaba con 27 peones precarizados.
Puerta está de viaje por Sudáfrica y no atendió el llamado de Página/12, aunque sí realizó declaraciones al sitio Misiones on line, donde aseveró que no tiene trabajadores informales en la Estancia I Pora. Con esas palabras, Puerta buscó desligarse de cualquier responsabilidad sobre los trabajadores precarizados.Según la Ley 26.727, en su artículo 12 se establecen las pautas para las subcontrataciones.
“Quienes contraten o subcontraten con terceros la realización de trabajos o servicios propios de actividades agrarias, o cedan, total o parcialmente, a terceros el establecimiento o explotac ión que se encontrare a su nombre, para la realización de dichas actividades, deberán exigir de aquéllos el adecuado cumplimiento de las normas relativas al trabajo y de las obligaciones derivadas de los sistemas de la seguridad social, siendo en todos los casos solidariamente responsables de las obligaciones emergentes de la relación laboral y de su extinción, cualquiera sea el acto o estipulación que al efecto hayan concertado”, puede leerse en la normativa.
“Cuando se contraten o subcontraten, cualquiera sea el acto que le dé origen, obras, trabajo o servicioscorrespondientes a la actividad normal y específica propia del establecimiento, se considerará en todos los casos que la relación de trabajo del personal afectado a tal contratación o subcontratación está constituida con el principal”, agrega la misma normativa. En el momento de su sanción, Puerta era diputado, pero estuvo ausente a la hora de votar.
Como la responsabilidad recae sobre el dueño del campo, la denuncia penal por trata laboral y trabajo infantil será formalizada hoy contra Ramón Puerta, actual aliado político de Sergio Massa.
“Nos pagaban menos de lo que nos habían prometido. Encima, nos hacían el descuento del sindicato (Uatre), del 2 por ciento. El sindicato (conducido por Gerónimo ‘ Momo’ Venegas) nunca hizo nada por los tareferos. Nosotros queremos que los empresarios capitalistas como Puerta hagan valer el derecho de los trabajadores”, concluyó Piñeiro.
FUENTE: Página12, lunes 3 de febrero de 2014.
  • De los artículos arriba extractados ¿te parece que existe alguna vinculación entre trabajo esclavo y política? ¿Por qué piensas que esto ocurre? ¿Cuál es el papel que jugó el sindicato de los peones rurales (UATRE) y cuál es el que debería jugar?

3.1.4 EL TRABAJO INFANTIL

  • Después de asistir el film documental de Eugenio Polgosvsky “LOS HEREDEROS” (ver videoteca) abrir un debate en clase ¿Algunas de las imágenes tienen reminiscencias al cuadro Diego Rivera? ¿Qué situaciones te impactaron más? ¿Es justo que esto suceda? ¿Por qué crees que esto aun sucede?
  • Reflexiona sobre las siguientes tira de Mafalda.
12

DIVERSIDAD E IDENTIDAD CULTURAL

Mamani Mamani

3.1.2. BOLIVIA. SU HISTORIA RECIENTE

  • Investigar y analizar las características geográficas, culturales y económicas de Bolivia. Buscar material sobre la guerra del Pacífico. ¿Cuáles fueron las consecuencias para Bolivia? ¿Es justo el reclamo de Bolivia respecto de su salida al mar? ¿Cómo podría solucionarse este conflicto?
  •  Reflexionar sobre la figura de Evo Morales, actual presidente de Bolivia, como el primer presidente indígena de un estado americano. o Investigar sobre su vida y su visión de gobierno. o Investigar sobre su predecesores.
  • Características de los mandatarios, planes económicos, la guerra del gas.
  • Reflexionar sobre el texto que sigue de Atilio Borón, Las Razones del Triunfo, redactado en 2014, días después del último triunfo de Evo Morales en las elecciones a presidente en Bolivia.

La aplastante victoria de Evo Morales tiene una explicación muy sencilla: ganó porque su gobierno ha sido, sin duda alguna, el mejor de la convulsionada historia de Bolivia. “Mejor” quiere decir, por supuesto, que hizo realidad la gran promesa, tantas veces incumplida, de toda democracia: garantizar el bien estar material y espiritual de las grandes mayorías nacionales, de esa heterogénea masa plebeya oprimida, explotada y humillada por siglos. No se exagera un ápice si se dice que Evo es el parteaguas de la historia boliviana: hay una Bolivia antes de su gobierno y otra, distinta y mejor, a partir de su llegada al Palacio Quemado. Esta nueva Bolivia, cristalizada en el Estado Plurinacional, enterró definitivamente a la otra: colonial, racista, elitista, que nada ni nadie podrá resucitar.
Un error frecuente es atribuir esta verdadera proeza histórica a la buena fortuna económica que se habría derramado sobre Bolivia a partir de los “vientos de cola” de la economía mundial, ignorando que poco después del ascenso de Evo al gobierno aquélla entraría en un ciclo recesivo del cual todavía hoy no ha salido. Sin duda que su gobierno ha hecho un acertado manejo de la política económica, pero lo que a nuestro juicio es esencial para explicar su extraordinario liderazgo ha sido el hecho de que con Evo se desencadena una verdadera revolución política y social cuyo signo más sobresaliente es la instauración, por primera vez en la historia boliviana, de un gobierno de los movimientos sociales.
El MAS no es un partido en sentido estricto sino una gran coalición de organizaciones populares de diverso tipo que a lo largo de estos años se fue ampliando hasta incorporar a su hegemonía a sectores “clasemedieros” que en el pasado se habían opuesto fervorosamente al líder cocalero. Por eso no sorprende que en el proceso revolucionario boliviano (recordar que la revolución siempre es un proceso, jamás un acto) se hayan puesto de manifiesto numerosas contradicciones que Alvaro García Linera, el compañero de fórmula de Evo, las interpretara como las tensiones creativas propias de toda revolución. Ninguna está exenta de contradicciones, como todo lo que vive, pero lo que distingue la gestión de Evofue el hecho de que las fue resolviendo correctamente, fortaleciendo el bloque popular y reafirmando su predominio en el ámbito del Estado. Un presidente que cuando se equivocó –por ejemplo durante el “gasolinazo” de diciembre del 2010– admitió su error y tras escuchar la voz de las organizaciones populares anuló el aumento de los combustibles decretado pocos días antes. Esa infrecuente sensibilidad para oír la voz del pueblo y responder en consecuencia es lo que explica que Evo haya conseguido lo que Lula y Dilma no lograron: transformar su mayoría electoral en hegemonía política, esto es, en capacidad para forjar un nuevo bloque histórico y construir alianzas cada vez más amplias pero siempre bajo la dirección del pueblo organizado en los movimientos sociales.
Obviamente que lo anterior no podría haberse sustentado tan sólo en la habilidad política de Evo o en la fascinación de un relato que exaltase la epopeya de los pueblos originarios. Sin un adecuado anclaje en la vida material todo aquello se habría desvanecido sin dejar rastros. Pero se combinó con muy significativos logros económicos que le aportaron las condiciones necesarias para construir la hegemonía política que ayer hizo posible su arrolladora victoria. El PIB pasó de 9525 millones de dólares en 2005 a 30.381 en 2013, y el PIB per cápita saltó de 1010 a 2757 dólares entre esos mismos años. La clave de este crecimiento –¡y de esta distribución!– sin precedentes en la historia boliviana se encuentra en la nacionalización de los hidrocarburos. Si en el pasado el reparto de la renta gasífera y petrolera dejaba en manos de las transnacionales el 82 por ciento de lo producido mientras que el Estado captaba apenas el 18 por ciento restante, con Evo esa relación se invirtió y ahora la parte del león queda en manos del fisco. No sorprende por lo tanto que un país que tenía déficit crónicos en las cuentas fiscales haya terminado el año 2013 con 14.430 millones de dólares en reservas internacionales (contra los 1714 millones de que disponía en 2005). Para calibrar el significado de esta cifra basta decir que las mismas equivalen al 47 por ciento del PIB, de lejos el porcentaje más alto de América latina. En línea con todo lo anterior, la extrema pobreza bajó del 39 por ciento en el 2005 al 18 por ciento en 2013, y existe la meta de erradicarla por completo para el año 2025.
Con el resultado de ayer Evo continuará en el Palacio Quemado hasta el 2020, momento en que su proyecto refundacional habrá pasado el punto de no retorno. Queda por confirmar si retiene la mayoría delos dos tercios en el Congreso, lo que haría posible aprobar una reforma constitucional que le abriría la posibilidad de una re-reelección indefinida. Ante esto no faltarán quienes pongan el grito en el cielo acusando al presidente boliviano de dictador o de pretender perpetuarse en el poder. Voces hipócritas y falsamente democráticas que jamás manifestaron esa preocupación por los 16 años de gestión de Helmut Kohl en Alemania, o los 14 del lobbista de las transnacionales españolas, Felipe González. Lo que en Europa es una virtud, prueba inapelable de previsibilidad o estabilidad política, en el caso de Bolivia se convierte en un vicio intolerable que desnuda la supuesta esencia despótica del proyecto del MAS. Nada nuevo: hay una moral para los europeos y otra para los indios. Así de simple.

FUENTE: Pagina12, Lunes 13 de octubre de 2014

  • Reflexionar sobre los distintos elementos contenidos en el siguiente reportaje a Laura Méndez acerca de la conmemoración del 12 de octubre:

En relación al mal llamado “Día dela Raza“, hay que rever todo, no se salva nada. Creo que lo más importante es que 1492 no es la fecha de un descubrimiento sino un de un encubrimiento, esto lo dice Enrique Dussel en su libro: “1492 el encubrimiento del otro”, me parece que ese es el eje para entender lo que significa “festejar algo que es infestejable.”
El 12 de octubre inaugura un proceso de absoluta deslegitimación y negación de las culturas de América, y fundó el mundo dela modernidad, que no es más que un período colonial moderno porque sin colonialismo no hay modernidad posible, la modernidad le debe todo al colonialismo y lo niega, lo cual es grave.
En ese momento nace el mundo como central y periférico, América constituye la primera periferia, en ese sentido creo que lo que habría que hacer es buscar, denodadamente, todos los restos que quedan de este continente que fue devastado. En estos tiempos habría que ponerse a pensar en los efectos de esa colonización que no termina, comienza en 1492 y aún perdura de muchas maneras, fundamentalmente en nuestro modo de subjetivación vinculado a un estado de sujeción. Aunque me parece que América Latina lentamente se está despertando, deberíamos preguntarnos si alguna vez podremos ser plenamente independientes, algo que no lograremos solos sino junto a los pueblos hermanos.

¿Cómo tratar estos temas de nuestra historia, llenos de contradicciones, con los chicos tanto en el aula como en la casa?

No son contradicciones porque no hay posibilidad de síntesis, es el enfrentamiento de dos mundos, uno que piensa desde la lógica delo Uno, y otros mundos que piensan
desde la lógica dela multiplicidad. Son universos absolutamente heterogéneos que hoy habría que conciliarlos en una nueva epistemología mestiza, donde nada de esto desaparezca sino que se combine de otra manera. Creo que esto se le puede explicar a cualquier chico que esté en condiciones de entender que fue el enfrentamiento de dos lógicas, y por otra parte tener como objetivo político dejar de repetir esa simplificación en nuestra historia, porque esto no es una cuestión pedagógica sino política. No se puede seguir pensando en los mismos términos que se pensaba, debemos tratar de rescatar un montón de movimientos que hablan de todo lo que significaba la vida en este continente antes dela llegada de los europeos, también entender ese proceso de combinación o mestizaje y cuáles fueron sus efectos. El problema es que se oscureció ese pasado y se nos hizo creer, porque esto es lo que hizo efectivamente este proyecto de dominio europeo, que éramos inferiores, infantiles y salvajes, todas estas barbaridades que responden al imaginario evolucionista que permitió que Europa dominara. Si no lo replanteamos hoy creo que no podemos hacer mucho respecto a nuestro continente.
Tenemos que comprender que no es una cuestión pedagógica, no es una tema de transmisión,es un problema político de cómo se vive este momento que fue el acontecimiento que cambió absolutamente el planeta. Nuestro continente fue el primero en ser colonizado pero después siguieron los otros, siendo negados por la historia. Entonces, si nosotros seguimos enseñando historia como si fuera única y lineal estamos cometiendo un gravísimo pecado de ignorancia, eso es lo que hay que transmitir y además constituye una cuestión de militancia, no es una tarea fácil, porque se trata dela ruptura de imaginaros consolidados, que se cristalizaron a través de ese poder hegemónico.

En la escuela muchas veces se enseña acerca de las culturas originarias, pero sin embrago no se traduce en un cambio de nuestras concepciones, ¿Por qué?

Porque en general se enseña como si sólo fueran chozas y plumas, hay que abordar la perspectiva de pensamiento de esas culturas. Hoy hay mucho material al respecto, investigaciones, estudios y demás.Lo importante es tener en cuenta otras perspectivas sobre las culturas originarias, abandonando las miradas descriptivistas dela antropología clásica, que no hace más que reafirmar lo que hizo el colonialismo.

A muchos movimientos con este tipo de reivindicaciones se los tilda de extremistas, ¿qué piensa de esto?

El extremismo europeo ha sido el fundamentalismo, entonces a los demás se nos torna difícil salirnos de ese modelo hegemónico. Muchos movimientos pueden caer en una postura de exclusión, con el cual repiten el modelo europeo pero hay muchos que no, fundamentalmente el Zapatismo se caracteriza por la pluralidad, y la multiplicidad. Me parece que esa es la línea, pensar en las lógicas múltiples, en toda una epistemología dela complejidad que permita abrir muchas otras puntas para entender este complejo continente.

Hoy podemos encontrar otras propuestas, como los movimientos de América del Norte los cuales son aún más antiguos que el propio zapatismo, cuyos dirigentes están presos hace 40 años, existen movimientos en Ecuador, en Colombia, en nuestros pueblos del Sur, en Bolivia, que incluso llevaron a un jefe indio al gobierno, lo cual nos habla de otro camino. Esto se ha extendido como en una ola expansiva, es muy interesante y no sabemos qué puede llegar a pasar. Entonces me parece que, como decía Bolivar: “no somos ni indios, ni europeos, somos americanos…” y eso es lo que tendremos que buscar, como es ese estar aquí en América,tan diverso, complejo y múltiple, por suerte.

FUENTE: http://www.aprender.entrerios.edu.ar

  • Después de leer comprensivamente la entrevista a Laura Méndez y el texto de Atilio Borón, transcriptos arriba, subrayar las ideas principales.
  • Explicar el significado de las siguientes frases
    • “1492 no es una fecha de Descubrimiento sino de Encubrimiento”
    • “Es el Enfrentamiento de dos mundos, uno que piensa desde la lógica de lo UNO y otros muchos que piensan desde la lógica de la MULTIPLICIDAD”.
  • Identificar cuál es la descripción de la Identidad de los americanos que hace el Modelo Hegemónico desde 1492 hasta el día de hoy y comparar con el concepto de identidad que construyen día a día los pueblos originarios en este territorio.
  • De acuerdo al texto de Borón ¿Cuáles son las características generales de los gobiernos bolivianos anteriores al de Evo Morales en materia de integración cultural?
  • Sintetice por qué resulta importante la experiencia gubernamental de Evo Morales ¿Qué elementos de integración y sincretismo se pueden encontrar en su gobierno?
  • Luego de leer el texto de Liliana Colanzi transcripto a continuación, responder ¿Cuál ha sido y cuál es el rol de la mujer en Bolivia? ¿Qué elementos sincréticos aportan las nuevas y tradicionales costumbres a la identidad boliviana?
LA REBELIÓN DE LAS CHOLAS
El atuendo tradicional de las indígenas bolivianas ha pasado de representar un estigma a suponer un rasgo de reivindicación racial.
“El padre de mi hijo me despreciaba. Me decía que yo no valía nada porque vestía pantalón”, recuerda Rosmeri Fernández (41), migrante aimara de la comunidad de Tablachaca (La Paz) que llegó a Santa Cruz, la capital económica de Bolivia, siendo una adolescente. Sus inicios en la ciudad fueron difíciles: empezó como vendedora ambulante de dulces, luego cayó enferma y finalmente encontró un puesto como niñera que le dio estabilidad económica. Alejada de su familia, Rosmeri comenzó a frecuentar los domingos fraternidades folclóricas en las que podía conectar con la música, el baile y la comida de la tierra que había dejado atrás. Allí conoció a Ernesto (seudónimo), un carpintero que la abandonó dejándola embarazada, pero también entró en contacto con otras mujeres migrantes que reafirmaban su identidad vistiendo la pollera, vestimenta distintiva de las mujeres mestizas, o cholas, y de las indígenas aimaras y quechuas.

Sombrero tipo hongo sobre las dos trenzas largas y apretadas, zapatos bajos, blusa cubierta por un mantón de lana, amplia falda de más de seis metros de tela que al moverse deja entrever las cuatro o cinco enaguas: el tradicional traje de cholita, que tiene su origen en la moda española de fines de siglo XVIII, fue adoptado por las mestizas e indígenas que buscaban sobrevivir o ascender socialmente acercándose a la cultura española. Hasta hace pocos años esas mujeres eran discriminadas por la élite blanca boliviana: a Lidia Katari, la esposa del exvicepresidente aimara Víctor Hugo Cárdenas, le exigieron quitarse la falda tradicional (pollera) para continuar ejerciendo la docencia, pero ella prefirió dejar la enseñanza antes que ceder. Sin embargo, en el pasado muchas mujeres han tenido que abandonar la pollera para poder seguir carreras universitarias o en la Administración pública.

Rosmeri Fernández recorrió el camino inverso. “Me las tuve que arreglar sola con mi hijo”, cuenta, “pero a los dos añitos el niño se enfermó y se murió. La muerte de mi hijo me dio mucha valentía, decidí no tener miedo a nada y empecé a llevar pollera en las reuniones de mi fraternidad. Al principio no sabía trenzarme el pelo o manejar las enaguas, pero me sentía feliz de representar a La Paz en esta ciudad. La gente que me conocía se sorprendió y me preguntaba: ‘¿Por qué te has puesto pollera si vos eras de pantalón?”. Optar por vestir mantilla y cinco enaguas en la ciudad tropical de Santa Cruz no es una decisión para tomarse a la ligera: por un lado, las temperaturas de 35 grados centígrados y el 90% de humedad hacen del traje de chola una prenda sofocante durante la mayor parte del año en esta ciudad; y por otro, los conflictos regionales entre los pobladores del oriente (cambas) y los del occidente (collas) han tenido como consecuencia que las mujeres de pollera hayan sido aún más marginadas en Santa Cruz.

Pero la decisión de Rosmeri de asumir la pollera coincidió con un momento de orgullo indígena en Bolivia desde la llegada al poder del presidente de origen aimara Evo Morales en 2006. Sus reformas han tenido un fuerte componente de reivindicación étnica: el Gobierno ha incorporado a representantes indígenas en algunas carteras políticas, y en 2010 se promulgó la ley contra el racismo y toda forma de discriminación. Irene Cruz (43), vendedora de polleras en el mercado La Ramada, todavía recuerda cuando las cholas eran mal vistas en las calles céntricas de Santa Cruz, que durante años ha sido el bastión de la oposición al Gobierno de Morales. “Antes la gente nos hablaba de manera humillante, pero desde que el Evo ha sacado la ley contra el racismo ya no hay miramientos con nosotras”, dice. Lamenta que, a diferencia de La Paz, en Santa Cruz todavía no se vean mujeres de pollera trabajando en oficinas públicas. Ella atribuye esta situación a las tensiones entre collas y cambas que se han producido en la ciudad, y que incluso desembocaron en el pasado en enfrentamientos entre los comerciantes del mercado.

El Gobierno de Morales, revolucionario en muchos aspectos, ha sido patriarcal y machista en temas de género; las mujeres son vistas como subordinadas y su voz apenas se toma en cuenta (Bolivia es el país con mayor violencia contra la mujer en Latinoamérica). Pese a eso, hay excepciones. Durante la primera gestión se vio como un hecho inédito la nominación de tres ministras de pollera; hoy en día, muchas cholitas se han convertido en figuras públicas. Una de ellas es Justa Elena Canaviri (52), la chef más famosa de la televisión boliviana, conductora del exitoso programa de cocina, folclore y política La Justa. “Cuando inicié mi carrera, hace 16 años, éramos muy pocas cholas, ser figura pública era exclusiva de modelos. Rompí esquemas y estereotipos de belleza”, cuenta. La presentadora destaca el rol de la chola como “pilar fundamental de la economía boliviana”, ya que las mujeres de pollera se han dedicado al comercio, consiguiendo la independencia económica antes que las de la clase dominante.
A pesar de pertenecer a una generación más joven, Norma Barrancos (30) también vivió la discriminación. Barrancos es locutora desde hace cinco años de la radio San Gabriel, que transmite toda su programación en idioma aimara parala ciudad de El Alto (La Paz), cuyos habitantes son en su mayoría migrantes rurales de la zona andina. “Al principio no era común ver a una periodista aimara haciendo cobertura en los ministerios. Los guardias de seguridad me retenían, pensaban que yo me estaba entrando sin permiso cuando estaba cumpliendo con mi trabajo”, afirma.

Esa situación ha ido cambiando. “En la actual coyuntura, la mujer indígena tiene un papel muy protagónico, hay hermanas incursionando en espacios de poder y de toma de decisión”, dice Norma, quien nació en la comunidad de Achumani y se graduó en la Facultad de Ciencias Sociales. El año pasado ganó una beca que le permitió trabajar durante tres meses en la cadena BBC de Londres y realizó las coberturas luciendo las ropas que reflejan su identidad boliviana.

Felipa Huanca, la candidata a la gobernación de La Paz por el partido de Evo Morales, Movimiento al Socialismo (MAS), posee un perfil fuera de lo común: indígena aimara, huérfana de padre y madre, dirigente sindical desde su juventud que decidió mantenerse soltera y sin hijos en un medio campesino en el que una mujer sin marido difícilmente obtiene la titularidad de las tierras. Ha sido secretaria ejecutiva de la Confederación de Mujeres Campesinas Indígenas de Bolivia Bartolina Sisa, organización sindical cuyo apoyo fue de vital importancia para el ascenso del MAS. Para Felipa, la opresión de las mujeres indígenas no es una cuestión solamente de etnicidad sino también de género. Experimentó el racismo de sus profesores en la escuela primaria y el de sus compañeros en la universidad por el hecho de vestir pollera y hablar aimara, pero para ella el problema central al que debe enfrentarse la mujer indígena es el del machismo imperante en la sociedad boliviana. “El patriarcado es algo que llevamos mentalizado, nuestros hermanos nos dicen que solo el varón manda”, comenta, y añade que también las mujeres perpetúan el sexismo. “En la organización me decían: ‘¿Cómo esta mujer va a hablar públicamente? ¿Acaso es varón?’. Entre hermanas también nos humillamos entre nosotras: el sistema nos ha educado en la discriminación y pararse fuerte ante eso no es fácil”. Reconoce que “temblaba” la primera vez que le cedieron la palabra en un ampliado de la Central Obrera Boliviana (COB), y asegura que los mayores desafíos de las mujeres indígenas son perder el miedo a “sacar la voz públicamente”, recuperar la autoestima y valorarse entre sí para que surjan nuevas actoras y líderes.
Cholita fashion. “Ahora la pollera está de moda, hasta las mujeres ‘de vestido’ la quieren usar”, dice Zenobia Huiza (44), propietaria de una surtida tienda de faldas en La Ramada desde hace 22 años. “En esta época se están llevando las gasitas tipo corsé, medio transparentes, y tonos bajos como el salmón. Tengo tantas clientas que no doy abasto y he tenido que contratar una ayudante”, puntualiza, satisfecha de la extensa variedad de texturas y colores que ofrece su local. Zenobia nació en Oruro y comenzó a vestir pollera a los 15 años “porque le gustaba”: dice que ni el calor cruceño es capaz de convencerla de cambiar su traje por un vestido o un pantalón.

Alrededor del traje de cholita se ha creado una poderosa industria de la moda que mueve millones de euros cada año y que alcanza sus grandes momentos en la emblemática festividad folclórico-religiosa del Señor Jesús del Gran Poder en La Paz y en el Carnaval de Oruro, declarado patrimonio oral e intangible de la humanidad por la Unesco. Y es que vestir el traje de la tradicional chola paceña no es solo un indicador de etnicidad, sino también una señal de opulencia, puesto que un traje completo puede costar desde 2.000 bolivianos (274 euros) en adelante, una suma considerable si se toma en cuenta que el salario mínimo en Bolivia es de 1.440 (197 euros). A partir de allí existe todo un espectro de consumo que alcanza grandes despliegues de lujo, con pasarelas exclusivas y diseñadores destacados (un mantón de lana de vicuña, el material más codiciado, cuesta aproximadamente 7.000 bolivianos, más de 900 euros).

La fiesta del Gran Poder, que antes era considerada despectivamente una “fiesta de indios” y se llevaba a cabo en zonas periféricas, se ha trasladado al corazón de la ciudad y se ha convertido en parte fundamental de la identidad de La Paz, involucrando a 40.000 bailarines y movilizando 47 millones de euros. Asimismo, el concurso Miss Cholita se erige como una alternativa –de impacto todavía muy limitado– al concepto de belleza occidental impuesto por el Miss Bolivia. Ahora las mujeres “de vestido” o “de pantalón” pagan más de 470 euros para poder bailar de cholitas en el Carnaval de Oruro. Tani Cardozo Velásquez, miembro de la fraternidad de morenada Cocanis en la que participan la esposa del vicepresidente y la hija de presidente de Bolivia, recuerda que en 2011 su “bloque” (grupo) contaba nueve integrantes, mientras que este año tuvieron que limitar el cupo a 72 bailarinas y dejaron fuera a más de una docena de postulantes. Tani también conoce a comunicadoras bilingües que se disfrazan de cholas para ir a trabajar, ya que el traje les otorga credibilidad ante un público indígena, pero que se ponen pantalón en las discotecas.

La creciente preocupación por la moda de pollera y el nuevo horizonte de consumo animó a Amina Rojas a lanzar junto a una socia la revista Pasantes, dedicada a promocionar las últimas tendencias de la moda en las entradas folclóricas. La revista funciona desde marzo de 2013 con una tirada de 1.500 ejemplares a todo color. Amina señala que si bien el Gran Poder nació como una festividad que reunía a los comerciantes de la zona norte (la más populosa de La Paz), en los últimos años se ha integrado también la antigua élite.

La nueva burguesía nacida durante el Gobierno de Evo Morales no solo ha consolidado sus propias pasarelas y festividades: también está creando una arquitectura propia. Los vistosos edificios del albañil e ingeniero civil Freddy Mamani Silvestre se han convertido en parte de la identidad de la ciudad de El Alto, la segunda más importante del país. Bautizadas como neobarroco andino, pero llamadas informalmente “cholets”–chalets cholos– en La Paz y “casas payasito” en Oruro, estas fastuosas edificaciones de cinco pisos multicolores, cuyos dueños son comerciantes de origen quechua y aimara, desafían el paisaje árido del altiplano con su estilo ecléctico y abigarrado. Para la estudiosa Elisabetta Andreoli, coautora del libro La arquitectura de Freddy Mamani Silvestre, la burla hacia estos edificios –“parecen hechos por extraterrestres” es un comentario típico– está asociada con el rechazo a la estética kitsch de una población indígena y hasta hace poco humilde.

La pollera es un símbolo de las nuevas batallas por la identidad nacional que se llevan a cabo estos días en Bolivia, pero sería erróneo pensar que ese símbolo lo defienden todos. Como dice María Galindo, líder del colectivo feminista Mujeres Creando, es una simplificación pensar en el “mundo cholo” como un sector homogéneo, puesto que “no son las mismas aspiraciones las que encuentras en una mujer chola estudiante de la UPEA o de la UMSA (universidades) que en una mujer chola más adulta carnicera que tiene su comparsa de morenada”. Así, mientras algunas mujeres no abandonan la pollera o la recuperan, otras, “hijas y hermanas de la chola”, prefieren dejar atrás las trenzas y polleras para apropiarse “del pantalón y la chamarra… Esa ruptura con la pollera representa una ruptura con una forma de percibir tu cuerpo, con un sentido de tu vida en la ciudad”. Ese es el caso de María Elena Ramos, comerciante de polleras para jóvenes –más cortas y livianas– en La Ramada que a sus 27 años posee independencia económica, está soltera y desaprueba a sus clientas que se quedan embarazadas a los quince o diecisiete años y olvidan sus metas personales.

La nueva clase emergente se afirma en Bolivia de diversas maneras, entre otras cosas abandonando la pollera y también asumiéndola o redescubriéndola. Uno de los fenómenos interesantes del momento que vive el país es que un marcador de discriminación cultural y racial está dejando rápidamente de serlo. No es poco.

1

FUENTE: EL PAÍS SEMANAL, Viernes 17 de abril de 2015.
Torres García

3.2.2. NORTE Y SUR

Analizar y reflexionar sobre las siguientes tiras:
2
4
5
3

3.2.3 LA PATRIA GRANDE

Reflexionar sobre el pensamiento americanista de los hombres de las revoluciones del siglo XIX:
Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria. (…) ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debería, por consiguiente, tener un solo gobierno que confederase los diferentes estados que hayan de formase. Es una idea grandiosa pretender formar de todo el mundo nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo.
Simón Bolivar
Los pueblos de América del Sur están íntimamente unidos por vínculos de naturaleza e intereses recíprocos
José Gervasio Artigas
Es la hora del recuento y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes.
Pueblos y no pueblos decimos de intento, por no parecernos que hay más que uno del Bravo a la Patagonia. Una ha de ser, pues que lo es América.
La historia de América, desde los incas a acá ha de enseñarse al dedillo, aunque no se enseñe la de los arcontes de Grecia. Nuestra Grecia es preferible a la Grecia que no es nuestra. Nos es más necesaria. Injértese nuestras repúblicas el mundo, pero el tronco ha de
ser el de nuestras repúblicas. Y calle el pedante vencido; que no hay patria en que pueda tener el hombre más orgullo que en nuestras dolorosas repúblicas americanas.
José Martí
Tiempo ha que no me pertenezco a mí mismo sino a la causa del continente americano.
José De San Martín
  • Trabajar el video LATINOAMÉRICA (en videoteca).

PUEBLOS ORIGINARIOS

Mamani Mamani
LA REBELIÓN DE LAS CHOLAS
El atuendo tradicional de las indígenas bolivianas ha pasado de representar un estigma a suponer un rasgo de reivindicación racial.
“El padre de mi hijo me despreciaba. Me decía que yo no valía nada porque vestía pantalón”, recuerda Rosmeri Fernández (41), migrante aimara de la comunidad de Tablachaca (La Paz) que llegó a Santa Cruz, la capital económica de Bolivia, siendo una adolescente. Sus inicios en la ciudad fueron difíciles: empezó como vendedora ambulante de dulces, luego cayó enferma y finalmente encontró un puesto como niñera que le dio estabilidad económica. Alejada de su familia, Rosmeri comenzó a frecuentar los domingos fraternidades folclóricas en las que podía conectar con la música, el baile y la comida de la tierra que había dejado atrás. Allí conoció a Ernesto (seudónimo), un carpintero que la abandonó dejándola embarazada, pero también entró en contacto con otras mujeres migrantes que reafirmaban su identidad vistiendo la pollera, vestimenta distintiva de las mujeres mestizas, o cholas, y de las indígenas aimaras y quechuas.

Sombrero tipo hongo sobre las dos trenzas largas y apretadas, zapatos bajos, blusa cubierta por un mantón de lana, amplia falda de más de seis metros de tela que al moverse deja entrever las cuatro o cinco enaguas: el tradicional traje de cholita, que tiene su origen en la moda española de fines de siglo XVIII, fue adoptado por las mestizas e indígenas que buscaban sobrevivir o ascender socialmente acercándose a la cultura española. Hasta hace pocos años esas mujeres eran discriminadas por la élite blanca boliviana: a Lidia Katari, la esposa del exvicepresidente aimara Víctor Hugo Cárdenas, le exigieron quitarse la falda tradicional (pollera) para continuar ejerciendo la docencia, pero ella prefirió dejar la enseñanza antes que ceder. Sin embargo, en el pasado muchas mujeres han tenido que abandonar la pollera para poder seguir carreras universitarias o en la Administración pública.

Rosmeri Fernández recorrió el camino inverso. “Me las tuve que arreglar sola con mi hijo”, cuenta, “pero a los dos añitos el niño se enfermó y se murió. La muerte de mi hijo me dio mucha valentía, decidí no tener miedo a nada y empecé a llevar pollera en las reuniones de mi fraternidad. Al principio no sabía trenzarme el pelo o manejar las enaguas, pero me sentía feliz de representar a La Paz en esta ciudad. La gente que me conocía se sorprendió y me preguntaba: ‘¿Por qué te has puesto pollera si vos eras de pantalón?”. Optar por vestir mantilla y cinco enaguas en la ciudad tropical de Santa Cruz no es una decisión para tomarse a la ligera: por un lado, las temperaturas de 35 grados centígrados y el 90% de humedad hacen del traje de chola una prenda sofocante durante la mayor parte del año en esta ciudad; y por otro, los conflictos regionales entre los pobladores del oriente (cambas) y los del occidente (collas) han tenido como consecuencia que las mujeres de pollera hayan sido aún más marginadas en Santa Cruz.

Pero la decisión de Rosmeri de asumir la pollera coincidió con un momento de orgullo indígena en Bolivia desde la llegada al poder del presidente de origen aimara Evo Morales en 2006. Sus reformas han tenido un fuerte componente de reivindicación étnica: el Gobierno ha incorporado a representantes indígenas en algunas carteras políticas, y en 2010 se promulgó la ley contra el racismo y toda forma de discriminación. Irene Cruz (43), vendedora de polleras en el mercado La Ramada, todavía recuerda cuando las cholas eran mal vistas en las calles céntricas de Santa Cruz, que durante años ha sido el bastión de la oposición al Gobierno de Morales. “Antes la gente nos hablaba de manera humillante, pero desde que el Evo ha sacado la ley contra el racismo ya no hay miramientos con nosotras”, dice. Lamenta que, a diferencia de La Paz, en Santa Cruz todavía no se vean mujeres de pollera trabajando en oficinas públicas. Ella atribuye esta situación a las tensiones entre collas y cambas que se han producido en la ciudad, y que incluso desembocaron en el pasado en enfrentamientos entre los comerciantes del mercado.

El Gobierno de Morales, revolucionario en muchos aspectos, ha sido patriarcal y machista en temas de género; las mujeres son vistas como subordinadas y su voz apenas se toma en cuenta (Bolivia es el país con mayor violencia contra la mujer en Latinoamérica). Pese a eso, hay excepciones. Durante la primera gestión se vio como un hecho inédito la nominación de tres ministras de pollera; hoy en día, muchas cholitas se han convertido en figuras públicas. Una de ellas es Justa Elena Canaviri (52), la chef más famosa de la televisión boliviana, conductora del exitoso programa de cocina, folclore y política La Justa. “Cuando inicié mi carrera, hace 16 años, éramos muy pocas cholas, ser figura pública era exclusiva de modelos. Rompí esquemas y estereotipos de belleza”, cuenta. La presentadora destaca el rol de la chola como “pilar fundamental de la economía boliviana”, ya que las mujeres de pollera se han dedicado al comercio, consiguiendo la independencia económica antes que las de la clase dominante.
A pesar de pertenecer a una generación más joven, Norma Barrancos (30) también vivió la discriminación. Barrancos es locutora desde hace cinco años de la radio San Gabriel, que transmite toda su programación en idioma aimara parala ciudad de El Alto (La Paz), cuyos habitantes son en su mayoría migrantes rurales de la zona andina. “Al principio no era común ver a una periodista aimara haciendo cobertura en los ministerios. Los guardias de seguridad me retenían, pensaban que yo me estaba entrando sin permiso cuando estaba cumpliendo con mi trabajo”, afirma.

Esa situación ha ido cambiando. “En la actual coyuntura, la mujer indígena tiene un papel muy protagónico, hay hermanas incursionando en espacios de poder y de toma de decisión”, dice Norma, quien nació en la comunidad de Achumani y se graduó en la Facultad de Ciencias Sociales. El año pasado ganó una beca que le permitió trabajar durante tres meses en la cadena BBC de Londres y realizó las coberturas luciendo las ropas que reflejan su identidad boliviana.

Felipa Huanca, la candidata a la gobernación de La Paz por el partido de Evo Morales, Movimiento al Socialismo (MAS), posee un perfil fuera de lo común: indígena aimara, huérfana de padre y madre, dirigente sindical desde su juventud que decidió mantenerse soltera y sin hijos en un medio campesino en el que una mujer sin marido difícilmente obtiene la titularidad de las tierras. Ha sido secretaria ejecutiva de la Confederación de Mujeres Campesinas Indígenas de Bolivia Bartolina Sisa, organización sindical cuyo apoyo fue de vital importancia para el ascenso del MAS. Para Felipa, la opresión de las mujeres indígenas no es una cuestión solamente de etnicidad sino también de género. Experimentó el racismo de sus profesores en la escuela primaria y el de sus compañeros en la universidad por el hecho de vestir pollera y hablar aimara, pero para ella el problema central al que debe enfrentarse la mujer indígena es el del machismo imperante en la sociedad boliviana. “El patriarcado es algo que llevamos mentalizado, nuestros hermanos nos dicen que solo el varón manda”, comenta, y añade que también las mujeres perpetúan el sexismo. “En la organización me decían: ‘¿Cómo esta mujer va a hablar públicamente? ¿Acaso es varón?’. Entre hermanas también nos humillamos entre nosotras: el sistema nos ha educado en la discriminación y pararse fuerte ante eso no es fácil”. Reconoce que “temblaba” la primera vez que le cedieron la palabra en un ampliado de la Central Obrera Boliviana (COB), y asegura que los mayores desafíos de las mujeres indígenas son perder el miedo a “sacar la voz públicamente”, recuperar la autoestima y valorarse entre sí para que surjan nuevas actoras y líderes.
Cholita fashion. “Ahora la pollera está de moda, hasta las mujeres ‘de vestido’ la quieren usar”, dice Zenobia Huiza (44), propietaria de una surtida tienda de faldas en La Ramada desde hace 22 años. “En esta época se están llevando las gasitas tipo corsé, medio transparentes, y tonos bajos como el salmón. Tengo tantas clientas que no doy abasto y he tenido que contratar una ayudante”, puntualiza, satisfecha de la extensa variedad de texturas y colores que ofrece su local. Zenobia nació en Oruro y comenzó a vestir pollera a los 15 años “porque le gustaba”: dice que ni el calor cruceño es capaz de convencerla de cambiar su traje por un vestido o un pantalón.

Alrededor del traje de cholita se ha creado una poderosa industria de la moda que mueve millones de euros cada año y que alcanza sus grandes momentos en la emblemática festividad folclórico-religiosa del Señor Jesús del Gran Poder en La Paz y en el Carnaval de Oruro, declarado patrimonio oral e intangible de la humanidad por la Unesco. Y es que vestir el traje de la tradicional chola paceña no es solo un indicador de etnicidad, sino también una señal de opulencia, puesto que un traje completo puede costar desde 2.000 bolivianos (274 euros) en adelante, una suma considerable si se toma en cuenta que el salario mínimo en Bolivia es de 1.440 (197 euros). A partir de allí existe todo un espectro de consumo que alcanza grandes despliegues de lujo, con pasarelas exclusivas y diseñadores destacados (un mantón de lana de vicuña, el material más codiciado, cuesta aproximadamente 7.000 bolivianos, más de 900 euros).

La fiesta del Gran Poder, que antes era considerada despectivamente una “fiesta de indios” y se llevaba a cabo en zonas periféricas, se ha trasladado al corazón de la ciudad y se ha convertido en parte fundamental de la identidad de La Paz, involucrando a 40.000 bailarines y movilizando 47 millones de euros. Asimismo, el concurso Miss Cholita se erige como una alternativa –de impacto todavía muy limitado– al concepto de belleza occidental impuesto por el Miss Bolivia. Ahora las mujeres “de vestido” o “de pantalón” pagan más de 470 euros para poder bailar de cholitas en el Carnaval de Oruro. Tani Cardozo Velásquez, miembro de la fraternidad de morenada Cocanis en la que participan la esposa del vicepresidente y la hija de presidente de Bolivia, recuerda que en 2011 su “bloque” (grupo) contaba nueve integrantes, mientras que este año tuvieron que limitar el cupo a 72 bailarinas y dejaron fuera a más de una docena de postulantes. Tani también conoce a comunicadoras bilingües que se disfrazan de cholas para ir a trabajar, ya que el traje les otorga credibilidad ante un público indígena, pero que se ponen pantalón en las discotecas.

La creciente preocupación por la moda de pollera y el nuevo horizonte de consumo animó a Amina Rojas a lanzar junto a una socia la revista Pasantes, dedicada a promocionar las últimas tendencias de la moda en las entradas folclóricas. La revista funciona desde marzo de 2013 con una tirada de 1.500 ejemplares a todo color. Amina señala que si bien el Gran Poder nació como una festividad que reunía a los comerciantes de la zona norte (la más populosa de La Paz), en los últimos años se ha integrado también la antigua élite.

La nueva burguesía nacida durante el Gobierno de Evo Morales no solo ha consolidado sus propias pasarelas y festividades: también está creando una arquitectura propia. Los vistosos edificios del albañil e ingeniero civil Freddy Mamani Silvestre se han convertido en parte de la identidad de la ciudad de El Alto, la segunda más importante del país. Bautizadas como neobarroco andino, pero llamadas informalmente “cholets”–chalets cholos– en La Paz y “casas payasito” en Oruro, estas fastuosas edificaciones de cinco pisos multicolores, cuyos dueños son comerciantes de origen quechua y aimara, desafían el paisaje árido del altiplano con su estilo ecléctico y abigarrado. Para la estudiosa Elisabetta Andreoli, coautora del libro La arquitectura de Freddy Mamani Silvestre, la burla hacia estos edificios –“parecen hechos por extraterrestres” es un comentario típico– está asociada con el rechazo a la estética kitsch de una población indígena y hasta hace poco humilde.

La pollera es un símbolo de las nuevas batallas por la identidad nacional que se llevan a cabo estos días en Bolivia, pero sería erróneo pensar que ese símbolo lo defienden todos. Como dice María Galindo, líder del colectivo feminista Mujeres Creando, es una simplificación pensar en el “mundo cholo” como un sector homogéneo, puesto que “no son las mismas aspiraciones las que encuentras en una mujer chola estudiante de la UPEA o de la UMSA (universidades) que en una mujer chola más adulta carnicera que tiene su comparsa de morenada”. Así, mientras algunas mujeres no abandonan la pollera o la recuperan, otras, “hijas y hermanas de la chola”, prefieren dejar atrás las trenzas y polleras para apropiarse “del pantalón y la chamarra… Esa ruptura con la pollera representa una ruptura con una forma de percibir tu cuerpo, con un sentido de tu vida en la ciudad”. Ese es el caso de María Elena Ramos, comerciante de polleras para jóvenes –más cortas y livianas– en La Ramada que a sus 27 años posee independencia económica, está soltera y desaprueba a sus clientas que se quedan embarazadas a los quince o diecisiete años y olvidan sus metas personales.

La nueva clase emergente se afirma en Bolivia de diversas maneras, entre otras cosas abandonando la pollera y también asumiéndola o redescubriéndola. Uno de los fenómenos interesantes del momento que vive el país es que un marcador de discriminación cultural y racial está dejando rápidamente de serlo. No es poco.

1

FUENTE: EL PAÍS SEMANAL, Viernes 17 de abril de 2015.

INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA

Torres García

3.2.2. NORTE Y SUR

Analizar y reflexionar sobre las siguientes tiras:
2
4
5
3

3.2.3 LA PATRIA GRANDE

Reflexionar sobre el pensamiento americanista de los hombres de las revoluciones del siglo XIX:
Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria. (…) ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debería, por consiguiente, tener un solo gobierno que confederase los diferentes estados que hayan de formase. Es una idea grandiosa pretender formar de todo el mundo nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo.
Simón Bolivar
Los pueblos de América del Sur están íntimamente unidos por vínculos de naturaleza e intereses recíprocos
José Gervasio Artigas
Es la hora del recuento y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes.
Pueblos y no pueblos decimos de intento, por no parecernos que hay más que uno del Bravo a la Patagonia. Una ha de ser, pues que lo es América.
La historia de América, desde los incas a acá ha de enseñarse al dedillo, aunque no se enseñe la de los arcontes de Grecia. Nuestra Grecia es preferible a la Grecia que no es nuestra. Nos es más necesaria. Injértese nuestras repúblicas el mundo, pero el tronco ha de
ser el de nuestras repúblicas. Y calle el pedante vencido; que no hay patria en que pueda tener el hombre más orgullo que en nuestras dolorosas repúblicas americanas.
José Martí
Tiempo ha que no me pertenezco a mí mismo sino a la causa del continente americano.
José De San Martín
  • Trabajar el video LATINOAMÉRICA (en videoteca).

MURALISMO MEXICANO

DIEGO RIVERA

2.2. EL MURALISMO MEXICANO

El Muralismo Mexicano es uno de los géneros artísticos más distintivos de América Latina. Tiene su origen en la Revolución mexicana de 1910, paralelamente al movimiento de transformación en México. Sin embargo, no es hasta 1921 cuando inicia formalmente el Movimiento Muralista Mexicano, año en que José Vasconcelos, uno de los principales intelectuales mexicanos, asumió funciones como Secretario de Educación Pública bajo el Gobierno del Presidente Álvaro Obregón, quien comisionó a distintos artistas a pintar una serie de murales en las paredes de la Secretaría Nacional y la Escuela Nacional Preparatoria. A partir de ese momento, la Escuela Muralista Mexicana comienza adquirir prestigio internacional no sólo por ser una corriente artística, sino por ser un movimiento social y político de resistencia e identidad, con imágenes a través de la diversidad de sus componentes estilísticos que retratan temas como la revolución, la lucha de clases y el hombre indígena. Entre sus miembros se destacan David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, Diego Rivera y Rufino Tamayo

FUENTE: Consulado General de México.

  • ¿Cuál fue el objetivo del movimiento muralista mexicano?
  • ¿Por qué el movimiento eligió el mural como método de comunicación?
  • ¿Piensas que existe un punto de contacto entre este movimiento y la experiencia de los murales en tu barrio? ¿Cuáles son las diferencias?

GUERRAS

Oswaldo Guayasamin

Cabeza de Napalm

“Los rostros y las manos que pintaba Guayasamín son inolvidables, una vez que se ha visto cualquiera de ellos, a muchos se nos graba en la mente y en el corazón de por vida. Son los rostros y las manos de nuestra gente, nuestros indios que rabian o suplican; son aquellos a quienes preferimos no ver porque nos confrontan con nuestra propia conciencia. Pero ahí están demasiado expresivos, quizás algunas veces teatrales en exceso. Cada línea está torcida y discontinua, semejante al desdibujo de una existencia marcada por las desgracias. Cada superficie está manchada y sucia, tal como percibe la vida alguien a quien se le ha arrancado la esperanza. Tanto dolor se aproxima a la locura, a la enajenación completa que termina por desarticularnos.”

Fuente: Universidad Francisco Marroquín – Guatemala

La siguiente obra CABEZA DE NAPALM corresponde a su serie LA EDAD DE LA IRA.

1

 

La Niña del Napalm

  • ¿Qué quiso expresar con esta pintura?
  • ¿Qué es el Napalm y donde fue utilizado?

La Niña del Napalm El 8 de junio de 1972, Kim Phúc tenía nueve años y llevaba tres días en un templo de la población de Trang Bang, en plenaGuerra de Vietnam. Estaba con su familia, y permanecían en el lugar sagrado porque pensaban que era seguro. “Entonces escuchamos unos aviones que avisaban que se disponían a bombardearnos”, cuenta a El Huffington Post. “Comenzamos a correr fuera del templo porque nos avisaron los soldados” continúa.
Los aviones estaban cada vez más cerca y, cuando la pequeña levantó la vista, vio cuatro bombas caer. “Oí el ¡pum! varias veces y entonces vi el fuego. Todo a mi alrededor estaba ardiendo y mi ropa también. Estaba muy asustada”, recuerda, cansada de volver a contar ese trágico episodio. “En ese momento agradecí a Dios que mis pies no estuviesen quemados y así poder huir”, continúa. Junto a sus hermanos y a sus primos siguieron corriendo todo lo que pudieron, hasta que Kim Phúc cayó desmayada por el dolor de las quemaduras.

2

 

  • Esta foto fue tomada durante la guerra de Vietnam. Investiga sobre esta guerra.
  • ¿Qué impacto tuvo esta foto en el mundo? ¿Qué denunciaba?
  • Investiga sobre el vietcong. Qué tácticas empleaban para la guerra.

Historias del Vietcong

Después de leer el artículo siguiente debatir en el aula el papel de las mujeres en la guerra de Vietnam. VIETNAM. MUJERES DEL VIETCONG Tran Thi Gung apunta con su fusil en mitad de una emboscada. Dang Thuy Tram es doctora en un hospital enterrado en la selva. Vu Thi Vihn trabaja por las noches rellenando cráteres en un sendero a la sombra de una montaña. Vo Thi Mo dirige un batallón femenino y planifica las misiones más riesgosas. Durante los años de la “Guerra Americana”, las mujeres del Vietcong marcaron la diferencia en la lucha de todo un pueblo por su liberación.

1. La paciencia es el oxígeno de la emboscada. De nada sirve la ansiedad. Hay que esperar. Apenas el músculo tenso sobre el fusil, la respiración mansa y regular, el ojo que apunta y el ojo que duerme, el dedo que juega sobre el gatillo frágil de un AK-47. El resto es jungla, sombras de la tarde que se cruzan por delante de la mira, el vuelo zigzagueante de los helicópteros que rastrillan la zona, los pocos pájaros que quedan sobre los árboles, el hambre compañero, el sueño que ataca. De nada sirve pensar, mucho menos recordar. La paciencia es oxígeno, pero también es atención permanente. Cualquier leve movimiento en el follaje, el mínimo sonido que rompa la rutina de la selva que respira, y la tensión endurece los músculos. La emboscada es aprender a esperar, quizás nada durante horas. Estar listo, pero saber también que es probable que no haya ruidos que rompan la calma ese día, que no haya sombras extrañas que se crucen entre el fusil de la guerrillera y la selva húmeda que rodea al poblado de Xom Moi, cerca del puesto de avanzada en Dong Du.
Era ley del Vietcong esperar.
Esperar hasta el último instante posible, hasta que la respiración del enemigo se perciba a centímetros de distancia, hasta que la tensión haga estallar los nervios y empuje el dedo hacia el gatillo. Pero disparar a distancia era peor que desertar. Eso el Vietcong lo sabía. Disparar a distancia era inútil, era malgastar munición y también delatar la propia posición. También era suicida: un segundo después de esa ráfaga apresurada, los soldados invasores volverían sobre sus pasos y comunicarían por radio, de inmediato, las coordenadas para el ataque. Dos minutos después, aquella franja de selva sería un infierno. Un par de pasadas y los helicópteros estadounidenses dejarían su reguero de napalm a cientos de metros a la redonda. Entonces, no habría huída posible. Entonces, no habría guerra posible. Había que esperar. Había que respirar paciencia hasta ese último segundo, hasta que el enemigo y su sombra rozaran el caño del fusil del vietcong oculto en la jungla, invisible en una selva a la que nunca llegaban los rayos del sol. La respuesta debía ser rápida, fugaz, casi cuerpo a cuerpo. Los jefes del Vietcong llamaban a esa táctica “agarrar al enemigo por la hebilla del cinturón”, y la definición era literal. Elegir el momento y el lugar, siempre, de cada enfrentamiento. Esperar hasta el último segundo, y atacar. Lanzarse a punta de bayoneta contra soldados que temían una guerra que no conocían. Después, retirarse de inmediato, sin dilaciones. No dar tiempo al bombardeo, no dejar huellas. Descansar y otra vez, esperar. Tran Thi Gung respiraba paciencia, mientras su rostro era selva y su fusil seguía en posición. Su apellido significaba “jengibre” y tenía 17 años cuando abandonó su aldea en Trung Lap Ha, a 40 kilómetros de Saigón, para sumarse a los guerrilleros del Frente de Liberación Nacional (que los occidentales y vietnamitas del sur llamarían despectivamente vietcongs). Era la única mujer en su unidad. Su primer combate fue en 1965, en las cercanías de la aldea de Xom-Moi. Entonces, ahora, que espera agazapada. Un ruido desata sus nervios. Abre la boca, se afirma sobre un fusil que le parece ahora más grande que antes, y apunta. Y espera. Una sombra se cruza entre su fusil y la maleza. Entre la espera y la tensión de la balacera inminente. Son ellos. Son gigantes. Son un blanco fácil para Tran, vietcong de 17 años. Tran contiene la respiración. Y dispara.
Unos minutos después, abandona su posición sin apuro y recoge del suelo las armas de los muertos. Ahora sí, emprende la retirada. La jungla la abriga. Algunos días más tarde, Tran recibe una condecoración que dice: “Valiente destructora de infantes estadounidenses”. Horas después de la premiación, vuelve a la selva. Demora unos minutos en acostumbrarse al murmullo del pantano. Busca con su fusil la posición más cómoda. Tran ha escuchado, alguna vez, la frase de Lenin. La ha escuchado en reuniones con sus compañeros o en un discurso del Tío Ho por Radio Hanoi, o quizá la ha leído en un documento. Sola y recostada en la espesura, sonríe mientras prepara su fusil para una nueva emboscada. Ni el hambre ni el sueño borran la hermosa sonrisa en su rostro pequeño. Tran Thi Gung espera, y apunta. En su memoria, persiste una frase de Lenin: “Paciencia e ironía son virtudes de los revolucionarios”.
2. “Al mediodía, la jungla duerme debajo de un grueso manto de silencio”, anota la joven doctora en su diario. Más tarde, añade: “Por la tarde, la lluvia que cayó sobre el bosque dejó las hojas mojadas y frágiles, pálidas y claras por los rayos del sol, como las manos de esmeralda de una doncella cautiva en una fortaleza prohibida”. Pero el remanso de tranquilidad es una excepción en la rutina del hospital de campaña, oculto en la maleza en el distrito de Duc Pho, en la provincia de Quang Ngai. Cuando no llegan contingentes de soldados heridos, hay que cortar le ña, cavar refugios o transportar bolsas de arroz. La calma es un mínimo oasis para la doctora Dang Thuy Tram, y también para sus amigas enfermeras, compañeras de soledad en aquel dispensario situado a escasos metros de una base militar enemiga; protegida por la jungla que todo se devora. Cuenta ya con un año de experiencia como médica principal del hospital, desde aquel 23 de diciembre de 1966, cuando se alistó como voluntaria y abordó un camión en Hanoi para recorrer 400 kilómetros y viajar hacia Quang Bihn, junto con soldados y periodistas. Después, caminó durante tres meses por el sendero que bordea la cordillera de Truong Son con una mochila gigante a cuestas. Tres meses de caminata rumbo al frente; marchando de noche, durmiendo de día, despertando de improviso por las bombas que estallan en algún recodo del camino, comiendo brotes de bambú, padeciendo indecibles dolores para llegar, a fines de marzo de 1967, hasta Duc Pho, hasta aquella fortaleza médica imposible de ver a menos de dos metros de distancia. “¡Guerra! ¡Cuánto te odio, y cuánto odio a los belicosos demonios estadounidenses! ¿Por qué disfrutan masacrando gente sencilla y amable como nosotros? ¿Por qué matan sin piedad a jóvenes que aman la vida como Lam, como Ly, como Hung y miles más, que sólo defienden su patria llenos de sueños”, se pregunta en su diario. El trabajo es extenuante, cada día llegan y se van del frente compañeros del vietcong, y el hospital es su único refugio, su única salvación. Allí los espera Thuy, una sonrisa curtida por la guerra los recibe. Un rostro cálido, una joven doctora de 25 años, amante de la literatura rusa y francesa, de la poesía vietnamita. Ella los espera. Thuy anota en su diario que el 13 de marzo de 1969 llega al hospital un camarada desangrado por una herida, que empeora después de la operación y que no hay forma, que ya nada es posible, que una esquirla cortó alguna vena y que el camarada se pierda en la bruma de la muerte. En sus bolsillos, tan solo una libreta encuentra Thuy, allí está la foto de una hermosa joven y una carta. Una carta que promete aguardar lo que sea necesario el regreso de su amado, que llora nostalgias y proyecta sueños imposibles para los dos, separados por la guerra. En el pecho del soldado, Thuy encuentra un pequeño pañuelo con una leyenda bordada: “Te espero”, dice. Esta tarde mansa en el hospital, Thuy escribe en su diario: “Si algún día vivimos rodeados de las fragantes flores del socialismo, debemos recordar esta escena para siempre, recordar el sacrificio de aquellos que derramaron su sangre por una causa común. ¿Quién nos ha ocasionado todo este sufrimiento, camaradas? Son los demonios que rapiñan nuestra patria”.

3. A lo largo de la frontera entre Vietnam y Laos, a la sombra imponente de la cordillera de Truong Son, una red de caminos serpenteantes reciben el paso de cientos de camiones con soldados y pertrechos que van del Norteliberado al Sur títere del poder americano. Los occidentales se empeñan en llamar a aquél sendero de múltiples vías como “la Ruta Ho Chi Minh”. Se trata del único medio de abastecimiento con que cuentan las fuerzas del Ejército Norvietnamita para la asistencia del Vietcong en el Sur, de allí su importancia estratégica, de allí también el bombardeo diario de los aviones americanos sobre la zona, la devastación de las regiones cercanas con toneladas de defoliante químico con el objeto de destruir cultivos y arrasar con la vegetación. Cada noche, la sombra de Troung Son es testigo del trabajo incansable de una multitud de mujeres que, en el silencio más perfecto, rellenan los cráteres dejados por las bombas, limpian y nivelan los caminos, talan los árboles que interrumpen el paso, preparan trampas artesanales con afiladas estacas de bambú o desactivan las bombas que no han estallado pero que amenazan a los contingentes que avanzan. Vu Thi Vihn es una de las primeras integrantes del Cuerpo Juvenil de Voluntarios, formado en 1965. Vu se sumó como voluntaria cuando tenía 15 años, pese a la oposición de sus padres, y tuvo que mentir la edad para ser admitida. A orillas de un sendero, envuelta en la oscuridad, Vu espera el paso de los camiones para dar una mano ante cualquier percance. Una demora en la marcha significa transitar la huella del peligro: una caravana detenida es un blanco fácil para los aviones americanos. Las voluntarias de Truong Son nunca se ven, sólo aparecen cuando el camión se empantana en el barro, el camino se vuelve intransitable o los conductores extravían el camino. Allí, entre la bruma de la jungla, entre el frío de la noche, surge Vu Thi Vihn y sus compañeras. “Al principio no había caminos, sólo montañas. Trazarlos era una tarea sobrehumana. Nuestras únicas herramientas eran picos, palas y sierras. Cuando los árboles eran demasiado grandes los derribábamos con dinamita”, explicará mucho después.Cuando salía el sol, las voluntarias dormían hasta las once de la mañana, luego almorzaban lo que podían; a veces, cuando la mandioca escaseaba, rascaban de las piedras hongos y musgo. A esa comida la llamaban “verduras antiaéreas”, porque era lo único que quedaba después de los bombardeos. Más tarde recibían educación, dormían una breve siesta y se preparaban para la extenuante actividad nocturna al pie del camino. Vu recuerda: “Después de cada jornada de trabajo volvíamos agotadas a los campamentos y nos reponíamos cantando o haciendo teatro. Cantábamos todo el tiempo para mantener el ánimo. Solíamos bromear diciendo que el ruido de las bombas era más débil que el de nuestras canciones”. Cuando el sol asoma sus brazos tibios entre la espesura, Vu y sus compañeras se van a dormir. Lejos de casa, los sueños de Vu son siempre los mismos: por unas horas, vuelve a ser niña otra vez, y camina hacia su casa. Allí, la esperan…

FUENTE: Revista Sudestada

Pablo Picasso

3.1.2 EL GUERNICA Y SU CONTEMPORANEIDAD

Orientar el trabajo de reflexión sobre los siguientes textos:
La carga política del cuadro se mantiene presente. En Nueva York, en el interior del edificio de las Naciones Unidas, hay un tapiz del Guernica donde suelen celebrarse las ruedas de prensa. Pero en febrero del 2003 el tapiz fue cubierto con una tela azul y unas banderas. El Guernica se cubrió los días en que el secretario de estado norteamericano Collin Powell anunciaba la intención de bombardear Irán.
Fuente: GUERNICA. PINTURA DE GUERRA (video documental).
En 2014 Israel lanza la operación Margen Protector bombardeando indiscriminadamente la Franja de Gaza. Al menos 1500 civiles, entre ellos casi 600 niños mueren por los bombardeos israelíes, que además hirieron a millares y obligaron al desplazamiento masivo y causaron la destrucción de bienes y servicios esenciales. Según Amnistía Internacional “Israel mantuvo su bloqueo aéreo, terrestre y marítimo de Gaza, que imponía un castigo colectivo a sus cerca de 1,8 millones de habitantes y agudizaba la crisis humanitaria”.
La ola de ataques del Gobierno de Israel se desató el 12 de junio de ese año tras la supuesta búsqueda de tres jóvenes israelíes desaparecidos en Cisjordania y se intensificó luego de la madrugada del primero de julio, cuando encontraron sus cadáveres. Ante esta situación, el Ejército israelí ha respondido con la detención de más de medio millar de palestinos, entre ellos, menores de edad. Israel mantiene un bloqueo en la frontera con Gaza, que fue cerrada ilegalmente, desde junio de 2007, impidiendo el paso de ayuda humanitaria, bienes comerciales y personas, desde y hacia la Franja de Gaza. El bloqueo ha impedido que en los últimos siete años cerca de 1,7 millones de palestinos ejerzan sus principales derechos, entre ellos los del trabajo, la salud, la educación y la libre circulación.En las redes sociales de todo el mundo surgían imágenes como esta, que resignificaban una vez más el Guernica de Pablo Picasso.
9
Buscar información sobre la ocupación Israelí al pueblo Palestino y los bombardeos a la Franja de Gaza para comprar con la tragedia de Guernica. ¿Que similitudes y que diferencias tienen?

GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

Pablo Picasso

3.1.1 LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

Trabajar en el aula el fragmento anexo del texto de HENRÍQUEZ VERA, sobre la guerra civil española. ¿Qué intereses estaban en juego?

Las causas de la guerra

En lo que a las causas de la guerra se refiere, se pueden diferenciar causas estructurales y causas coyunturales.
Una de las principales causas estructurales fue la reforma agraria. Debido a la enorme desigualdad en la repartición de la tierra y a que el sector agrario está muy atrasado, durante el bienio reformista, se expropia a la Iglesia y a los terratenientes sus tierras para repartirlas entre el campesinado. Los afectados recurren a los tribunales, los jueces paralizan la aplicación de la reforma y el proceso queda bloqueado, lo que provoca que esta tenga un éxito muy limitado. Esta reforma desilusiona a los jornaleros y se producen levantamientos anarquistas y ocupación de fincas lo que contribuye a que aumente el clima de tensión social. Debido al estancamiento del proceso, los campesinos se radicalizan y se oponen a la República,pues no consideran que con el nuevo régimen haya mejorado su situación.La República no dispone de los medios ni del tiempo necesario para reducir el abismo social que existe entre las clases altas y las más desfavorecidas por lo que estos últimos también se oponen a la República, ya que no consideran que con la llegada de este nuevo régimen se produzca una mejora en su nivel de vida. Las tensiones sociales y el atraso económico en el que se encuentra sumergido el país generan un clima de insatisfacción que será aprovechado por algunos sectores para fomentar el enfrentamiento armado. A la desilusión generada por la reforma agraria y a las desigualdades sociales hay que añadir una tercera causa estructural: el problema regional, que surge a raíz de la oposición de las fuerzas de derecha y del Ejército a que se conceda la autonomía a Cataluña y al País Vasco, pues para esos sectores supondría acabar con la unidad de España. En 1932 se le concede el Estatuto de Autonomía a Cataluña y en 1936 se aprueba el del País Vasco. Explica, asimismo, el surgimiento del conflicto armado el problema religioso. En la Constitución de 1931 se establece la separación entre Iglesia y Estado y se permite la libertad de culto. Un sector de la población defiende el poder de la Iglesia en la sociedad y otro sector apoya la separación entre la Iglesia y el Estado y la enseñanza laica, entre otros aspectos, así que esta cuestión contribuye a dividir aún más a la población. España es un país mayoritariamente católico por lo que las medidas que se toman para restar protagonismo a la Iglesia le genera a la República un elevado número de oponentes. No olvidemos que durante esta época, la opinión política está muy polarizada y no hay ningún punto de unión entre los partidos de derecha y de izquierda. La izquierda no es homogénea, ya que está constituida por partidos de diferente ideología y los más afectados por las reformas de la República (Iglesia, Ejército, terratenientes,etc.) van reorganizándose lo que a larga les acabará beneficiando. Una vez explicadas las causas estructurales, veamos cuáles fueron esas causas coyunturales que actuaron de detonante del conflicto. En primer lugar, el triunfo de la Revolución Rusa se convierte en un modelo para gran parte del proletariado de otros países europeos. Por el contrario, los sectores sociales conservadores, la Iglesia y el Ejército temen la expansión del comunismo. En segundo lugar, en los años 30, Hitler y Mussolini llegan al poder y apoyan en todo momento a la derecha española. La consolidación del comunismo en la URSS y el auge del nazismo y el fascismo conllevan a la radicalización de la vida política. Por último, los efectos de la crisis económica de 1929 llegan a España a principios de la década de los años 30 lo que unido a los problemas internos del país provoca que la opinión pública se radicalice todavía más.

FUENTE: HENRÍQUEZ VERA, V. (2012). Aplicación didáctica de la guerra civil española en el aula.

Discutir las imágenes: ¿de que bandos son? ¿cuáles son sus características?

3

2

1

4

Reflexionar a partir de las próximas imágenes ¿Quiénes son los que más sufren? ¿Cuál facción los representaba?

5

6

7

8

Después de la lectura y reflexión del siguiente texto, buscar información:
Por primera vez en la historia de las luchas de los pueblos se ha dado el espectáculo, asombroso por su grandeza, de la formación de las Brigadas Internacionales, para ayudar a salvar la libertad y la independencia de un país amenazado, de nuestra España.
Comunistas, socialistas, anarquistas, republicanos, hombres de distinto color, de ideología diferente, de religiones antagónicas, pero amando todos ellos profundamente la libertad y la justicia, vinieron a ofrecerse a nosotros, incondicionalmente.
(…) ¡Madres, Mujeres!… Cuando los años pasen y las heridas de la guerra se vayan restañando; cuando el recuerdo de los días dolorosos y sangrientos se esfumen en un presente de libertad, de paz y de bienestar; cuando los rencores se vayan atenuando y el orgullo de la patria libre sea igualmente sentido por todos los españoles, hablad a vuestros hijos; habladles de estos hombres de las Brigadas Internacionales.
Contadles cómo, atravesando mares y montañas, salvando fronteras erizadas de bayoneteas, vigilados por perros rabiosos que ansiaban clavar en ellos sus dientes, llegaron a nuestra patria como cruzados de la libertad, a luchar y a morir por la libertad y la independencia de España, amenazadas por el fascismo alemán e italiano. Lo abandonaron todo: cariño, patria, hogar, fortuna, madre, mujer, hermanos, hijos y vinieron a nosotros a decirnos: ¡Aquí estamos!, vuestra causa, la causa de España, es nuestra misma causa, es la causa común de toda la humanidad avanzada y progresiva.
Fuente: Discurso de despedida de Dolores Ibárruri a las Brigadas Internacionales.
  • ¿Qué eran las brigadas internacionales? ¿Quién fue la pasionaria?
  • Cine-debate: “POR QUIEN DOBLAN LAS CAMPANAS” el film de Sam Wood, sobre la novela de Ernest Hemingway.
  • Después del cine-debate reflexionar en el aula sobre el siguiente texto:
En 1942 durante la elaboración del guión de la película, los servicios diplomáticos españoles en Estados Unidos lograron que Hollywood variase el guión de la película en diversas escenas, según lo atestigua la correspondencia cruzada entre diplomáticos españoles. La película fue igualmente objeto de discusión entre el embajador español y el Subsecretario de Estados de Estados Unidos, solicitando el embajador español la paralización del proyecto. Es también ilustrativa la misiva del cónsul de España en San Francisco al embajador de España en Washington de 15 de junio de 1942, en la que el cónsul, después de exponer la dificultad de paralizar el proyecto de Paramount, dada la inversión ya realizada por la productora, manifiesta: “Muy útil me sería en mi trabajo si, leído el libro por V.E. o por persona de su confianza me hiciese las sugerencias que en su alto criterio estime oportunas, indicándome aquellos puntos que convenga defender y las escenas del libro que más interese suprimir o incluir, atenuar o acentuar. Dios guarde a V.E. muchos años.
Fuente: LAPRADE, D. E. (2005). Censura y recepción de Hemingway en España. Barcelona, PUV.
  • Para debatir: Finalmente ¿cuáles son las causas de las guerras?

 

REVOLUCIÓN CUBANA

MUJERES CUBANAS

3.1. LA REVOLUCIÓN CUBANA

3.1.1 EL PROCESO REVOLUCIONARIO

Después de asistir el video REVOLUCIONES. REVOLUCIÓN CUBANA (ver videoteca) reunirse en grupos y reconstruir en el aula el proceso revolucionario cubano según el siguiente esquema de contenido:
  • GRUPO 1: Cuba: colonia española. José Martí, el Partido Revolucionario Cubano y la guerra independentista. La República de Cuba y la ocupación estadounidense. La crisis de 1920, el Primer Congreso Obrero Independiente y sus consecuencias.
  • GRUPO 2: Los largos años de Fulgencio Batista. La aparición de Fidel Castro como figura política y sus intentos de llegar al poder por la vía democrática.
  • GRUPO 3: La lucha armada. El ataque al cuartel Moncada el 26 de julio de 1953. La represión de Batista. Fidel Castro en prisión.
  • GRUPO 4: El exilio en México y la fundación del Movimiento Revolucionario 26 de julio. 1956: la vuelta de los revolucionarios a Cuba. El combate en Sierra Maestra. El apoyo del pueblo cubano a la revolución. El gobierno revolucionario.

Cada grupo elige uno de los ejes y desarrolla por escrito los hechos destacados según la enumeración anterior, para luego ponerlos en común en el aula, ordenando a los grupos de manera tal que puedan contar la historia en forma cronológica. Para dinamizar el trabajo, se propone la utilización del recurso que crean que mejor se adapte al período elegido: PowerPoint, líneas de tiempo, afiches, infografías, gráficos.

3.1.2 LAS FIGURAS DE LA REVOLUCIÓN

La Revolución cubana tuvo tres figuras claves: Fidel Castro, Camilo Cienfuegos y Ernesto Che Guevara. Los tres se inspiraron en las ideas de José Martí respecto de la unidad de los cubanos y la voluntad de detener el expansionismo estadounidense.
Para comprender en profundidad a estas figuras, la propuesta es que escriban la historia de vida de alguno de ellos a modo de nota periodística (con un titular y una bajada o copete). El texto debería incluir no sólo datos biográficos, sino también citas textuales que sirvan para retratarlos, ya sea de los propios revolucionarios o de otras figuras.
Para facilitar el trabajo, sugerimos buscar en Internet fotos, videos que incluyan registros históricos, películas, artículos periodísticos y ensayos, siempre verificando la veracidad de los mismos.

3.1.3 LOS IDEALES

En el minuto 11:10 del video se describen los siguientes hechos: “En 1956, 82 miembros del Movimiento 26 de Julio y un cargamento de guerra parten de Tuxpan, en el estado de Veracruz. Navegan siete días bajo la tormenta y encallan en Los Cayuelos el 2 de diciembre”

  • ¿Quiénes fueron los protagonistas de esta odisea?
  • ¿Cómo consiguieron la embarcación en la que viajaron?
  • ¿Cuál era su misión y sus ideales?
  • ¿Qué pasó cuando pisaron tierra cubana?

Elegir una escena del relato para representarla gráficamente mediante un collage. Para hacerlo pueden utilizar fotos de internet, recortes de diarios, revistas o lápices de colores, intentando reproducir colores y formas del Mural MUJERES CUBANAS.

3.1.4 LAS MEDIDAS

Una vez en el gobierno, el proceso revolucionario al mando de Fidel Castro tomó varias medidas económicas y sociales. Después de asistir el video 50 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN CUBANA (ver videoteca), investigar sobre los siguientes ejes:

  •  ¿Cuáles fueron las medidas económicas y sociales que tomó el proceso revolucionario al mando de Fidel Castro?
  • ¿Cómo afectaron esas medidas los intereses estadounidenses en la isla?

 

3.1.5 EL CONTEXTO

La Revolución cubana ocurrió en un contexto internacional de disputa entre dos grandes potencias

  •  Estados Unidos y la Unión Soviética- denominado Guerra Fría.
  • Realizar una puesta en común de los conocimientos previos de los estudiantes sobre la Guerra Fría.
  • Una vez expuestas sus ideas en el aula, podrían compartir con su familia u otros miembros de la comunidad lo trabajado en clase para confirmar, refutar, revisar o profundizar esos conceptos, valiéndose de los conocimientos de quienes hayan vivido esos años.
  • Nuevamente en el aula, la propuesta es que elaboren en conjunto un mapa conceptual de este período, donde consignen sus principales características y los ámbitos en los que se libró esta guerra de características tan particulares.

Para finalizar el trabajo y ponerlo en relación con el presente, se propone trabajar con la película GOOD BYE LENIN (Ver videoteca).

  •  ¿Qué nos cuenta esta película sobre las características de cada ideología (capitalista-comunista)?
  • ¿En qué año está situada?
    ¿Qué acontecimiento importante determina su argumento?

BRASIL

CÂNDIDO PORTINARI

3.1.2 EL DRAMA DE LOS RETIRANTES

Desde niño he vivido el drama de los “retirantes”. Recuerdo la
sequía de 1915, los emigrantes, aquella miseria ¿Cómo dejar de
fijar en mis cuadros aquello que forma parte de mi  infancia, de mi vida,
y de mi esperanza de ver una vida mejor para los hombres
que trabajan la tierra?
Cândido Portinari.
  • En la serie “ Retirantes”, realizada por Candido Portinari, el artista presenta la dificultad de la vida de las personas que salen del campo en busca de trabajo en las ciudades, lo que podemos llamar éxodo rural. Después de ver la película ESTACIÓN CENTRAL (ver videoteca) realizar una investigación comparando la realidad social entre Brasil y Argentina, rastreando el tema en artículos periodísticos, noticias, películas, entre otros, para conocer más acerca de esta problemática.
  • Luego de reflexionar sobre el fragmento del artículo a continuación, investiga más sobre su serié ”Los Retirantes” y realiza una breve producción escrita que resuma tu visión general sobre la obra de Portinari.
1
Una pintura es ese justo momento -fugaz y eterno, particular y universal- que recoge la condición humana. Una instantánea que condensa toda una historia. Quizá Cándido Portinari (Brasil, 1903) lo sabía de sobra: ese pensamiento se desprende sus series Bíblica y Retirantes, expuestas en el Museo de Arte de Sao Paulo desde abril de este año. Están rodeadas por un espacio oscuro, de luces bajas; son cuadros de formato grande, que superan la vista del espectador y lo obligan a retirarse, en principio, por una mera necesidad de espacio y, después, a acercarse para apreciar los detalles. En ambas, Portinari, fallecido en 1962, recoge su pensamiento, supera las expectativas de la denuncia social y las convierte en gran arte.
Las series fueron creadas en los años cuarenta, un par de años antes de que Portinari decidiera inscribirse en el partido comunista de su país y de que las fuerzas oficiales persiguieran a los comunistas y él se exiliara en Estados Unidos. Tal vez algo de todo ello vislumbró con anterioridad en sus pinturas, como se verá más adelante. Un hecho esencial marcaría la estética de estas piezas: cuando Portinari asistió al MoMa, en Nueva York, vio el Guernica de Picasso, creado en 1937. Su influencia se nota en Bíblica (1942-1944), compuesta por siete pinturas que rememoran pasajes del Antiguo y del Nuevo Testamento. Portinari aceptó que al ver ese cuadro buscó otra estética, una en la que los personajes de sus pinturas se entreveraban en figuras casi incomprensibles, pero bien determinadas al mismo tiempo (…).
Luego de terminar con Bíblica, Portinari comenzó la serie Retirantes, compuesta por tres obras. Dos retratos constan de hombres, mujeres y niños sobre un fondo desolado, de cielo azul que se va tiñendo de azul y termina oscuro. Pisan una tierra dura, infértil, con algunos huesos y piedras. No hay nada por allí más que ellos y la presencia ineluctable de un fondo inerte. En el primero de los cuadros -titulado Retirantes (1944)-, se puede ver a una familia: la madre, el padre, el abuelo, seis niños. Están a la deriva, parecen desplazados, buscando un lugar. La madre sostiene una suerte de capa, quizá para no mojarse de una lluvia que no existe o para cubrirse de un sol también inexistente. El padre lleva una bolsa cargada del hombro con un palo; lleva allí tal vez su hogar, lo que queda de sí mismo.
Y lo que se ve en las expresiones de estos rostros es desasosiego: nada de preocupación, nada de sufrimiento, sino la total levedad que da el fracaso aceptado. El abuelo está casi en los huesos y apenas abre la boca con el gesto caído, mientras uno de sus ojos casi sale de sus cuencas y el otro se esconde en el párpado. A uno de los niños le cuelga el pene al aire, no tiene pantalones, y viste una camisa a cuadros ceñida que resalta su vientre amplio, gordísimo, víctima de las infecciones y la mala alimentación. En ella está toda la situación del desterrado -que el mismo Portinari viviría tres años después, quizá no con la misma intensidad-: el exilio y la falta de una tierra para establecerse y sostenerse, la falta de carne en la piel que deja a los retratados en los puros músculos. Decididos a nada. Decididos a morir juntos, hambrientos, flacos.
La tercera pieza, que escenifica un entierro, difiere en forma y color de las otras dos, aunque el tema sigue siendo el mismo. Una mujer extiende sus brazos ante la tolda donde está el cuerpo de su querido. Es suficiente ver la expresión de sus manos, la angustiosa forma en que se estiran los músculos rectilíneos, para conocer su cara de completo desespero, de súplica por una posible resurrección. Pero no: a este cuerpo no le sucederá como a Lázaro. Ya está muerto y seguirá en la muerte. Esa certeza del exilio -sea en la muerte, sea en la tierra- es la esencia de esta serie. Esa certeza total que ocupa todo el mundo del fondo, azul, desértico, de una esperanza ya muerta: viva, si se quiere, porque posee la conciencia de la muerte. Y ese es su único poder.
FUENTE: Revista El Espectador 29 de Abril de 2016
  • En 1964 el cineasta argentino Raymundo Glayzer viaja al nordeste brasileño para filmar su corto documental TIERRA QUEMADA (ver videoteca). Después de ver el corto documental reflexionar:
    • ¿Cuál es el drama de las familias campesinas del nordeste pobre de Brasil?
    • ¿Cómo se distribuye la tierra en el Brasil de 1964 según el film? ¿Esta situación cambió?
    • ¿Qué piensas del final del corto?
  • ¿Quién era Raymundo Glayzer? Investigar sobre su vida y su obra. Después de leer el siguiente fragmento del libro EL CINE QUEMA (en anexo), comentar en clase los pormenores de la filmación del corto.

Alejandro Malowicki: Él (Raymundo Galyser) fue el único del grupo que trascendió la escuela, que comenzó a trabajar en sus películas inclusive siendo alumno. Hizo La tierra quema en Brasil en 1963, mientras cursaba.
Jorge Giannoni: Yo había estudiado acá en una cosa que se llamó Asociación de Cine Experimental, en Capital, y Raymundo iba a La Plata. (Era) la época en que el Instituto hacía concursos para guiones de cortometraje. Presenté (un proyecto), un tema sobre la tierra, la sequía, la emigración de campesinos y todo eso, y como él tenía cámara y estaba en eso de la fotografía, lo busqué para que lo hiciéramos juntos. Nos dieron el premio, que consistía en dinero para la producción, y nos enteramos de que en el nordeste de Brasil estaban las ligas campesinas. Dijimos: “En vez de hacerla en la Argentina, aquí no dice que no podamos hacerla en Brasil”. Entonces nos fuimos a la aventura a Brasil. Aventura que fue neurótica, costosa. Y terminamos neuróticos los dos, separándonos, porque era difícil, un país distinto, lengua distinta, cultura distinta. Lograr hacer una síntesis de todo el problema campesino allá, el éxodo, la sequía… Fue difícil. Y yo me separé, porque Ruy Guerra estaba preparando Los fusiles y me fui con él. Raymundo se quedó e hizo La tierra quema, que fue prácticamente su primera obra.
Juana Sapire: Se fueron a Brasil con muy poca guita, en parte a dedo. Según Raymundo, Giannoni no aguantó. Un día se despertó y encontró una nota en la que Giannoni le decía chau. Se enojó mucho con él. Por años no se hablaron. Raymundo no lo saludaba y me decía a mí: “A Giannoni no hay que saludarlo”, así que yo tampoco lo saludaba.
Sara Aijen: Le dieron un lugar para dormir en una escuela que estaba cerrada porque era el período de vacaciones. Raymundo me dijo que no tenían agua ni comida ni nada, que comían víboras. Había ido con un amigo, pero se fue y lo dejó solo, y solo se volvió, caminando hasta el aeropuerto cargando con todas las cosas, a las tres de la mañana. Me contó que tenía terror de que le robaran la cámara.
Benjamín Giser: No sé cómo hizo. Un día dijo: ”Me voy”, y se fue. Y otro día recibimos una carta que decía: ”Llego tal día a tal hora a la estación Federico Lacroze, por el Ferrocarril Urquiza”. Yo lo fui a buscar: estaba flaco, encorvado, pelada la cara por el sol, el cutis reseco, todo barbudo y con una necesidad imperativa de tomarse un baño. Pero tenía La tierra quema adentro de la mochila.
Juana Sapire: Había filmado todo eso en Brasil y tenía el material ahí, si compaginar. Lo empezó a armar en lo de Osvaldo Vacca, que tenía un estudio en la calle Salguero y adoraba a Raymundo. Vio el material, le gustó y le facilitó sus equipos para que pudiera terminar el corto. Cuando se iba, nos dejaba a nosotros adentro del estudio, y ahí Raymundo le daba horas y horas, hasta que lo terminó.
En Brasil no había podido registrar nada para la banda sonora porque no tenía grabador, así que decidió recrearla en el estudio. Se fue a la embajada brasilera y ahí consiguió algo de música y gente que hablara en portugués para que le hicieran los diálogos que él recordaba. Yo creo que cuando se encontró armando La tierra quema él tuvo bien claro que su vida iba a ser el cine.
Víctor Proncet: La madre de Raymundo trabaja en el IFT, y yo a veces también, así que a él lo conocí a través de ella. La tierra quema la hicimos juntos. Yo le escribí el texto y la música. Alejandro Malowicki: Proncet era actor, guionista, músico… Raymundo lo buscaba mucho porque tenía experiencia y además era bastante mayor que todos nosotros.
Juana Sapire: La película tuvo mucha repercusión, ganó premios en casi todos los festivales en los que fue presentada. Tuvo sus primeras polémicas, también, porque el corto gustaba mucho, pero en la toma final había un nene que volteaba una imagen de cristo hacia la pared; entonces la gente decía: “Si, está muy bien, pero ¿por qué da vuelta el Cristo?” La Tierra quema se dio en el Cine Club Núcleo, también. A Núcleo íbamos todos los lunes. Yo iba desde antes de empezar a salir con Raymundo.

FUENTE: El Cine Quema (en anexo)

VIETNAM

Oswaldo Guayasamin

Cabeza de Napalm

“Los rostros y las manos que pintaba Guayasamín son inolvidables, una vez que se ha visto cualquiera de ellos, a muchos se nos graba en la mente y en el corazón de por vida. Son los rostros y las manos de nuestra gente, nuestros indios que rabian o suplican; son aquellos a quienes preferimos no ver porque nos confrontan con nuestra propia conciencia. Pero ahí están demasiado expresivos, quizás algunas veces teatrales en exceso. Cada línea está torcida y discontinua, semejante al desdibujo de una existencia marcada por las desgracias. Cada superficie está manchada y sucia, tal como percibe la vida alguien a quien se le ha arrancado la esperanza. Tanto dolor se aproxima a la locura, a la enajenación completa que termina por desarticularnos.”

Fuente: Universidad Francisco Marroquín – Guatemala

La siguiente obra CABEZA DE NAPALM corresponde a su serie LA EDAD DE LA IRA.

1

 

La Niña del Napalm

  • ¿Qué quiso expresar con esta pintura?
  • ¿Qué es el Napalm y donde fue utilizado?

La Niña del Napalm El 8 de junio de 1972, Kim Phúc tenía nueve años y llevaba tres días en un templo de la población de Trang Bang, en plenaGuerra de Vietnam. Estaba con su familia, y permanecían en el lugar sagrado porque pensaban que era seguro. “Entonces escuchamos unos aviones que avisaban que se disponían a bombardearnos”, cuenta a El Huffington Post. “Comenzamos a correr fuera del templo porque nos avisaron los soldados” continúa.
Los aviones estaban cada vez más cerca y, cuando la pequeña levantó la vista, vio cuatro bombas caer. “Oí el ¡pum! varias veces y entonces vi el fuego. Todo a mi alrededor estaba ardiendo y mi ropa también. Estaba muy asustada”, recuerda, cansada de volver a contar ese trágico episodio. “En ese momento agradecí a Dios que mis pies no estuviesen quemados y así poder huir”, continúa. Junto a sus hermanos y a sus primos siguieron corriendo todo lo que pudieron, hasta que Kim Phúc cayó desmayada por el dolor de las quemaduras.

2

 

  • Esta foto fue tomada durante la guerra de Vietnam. Investiga sobre esta guerra.
  • ¿Qué impacto tuvo esta foto en el mundo? ¿Qué denunciaba?
  • Investiga sobre el vietcong. Qué tácticas empleaban para la guerra.

Historias del Vietcong

Después de leer el artículo siguiente debatir en el aula el papel de las mujeres en la guerra de Vietnam. VIETNAM. MUJERES DEL VIETCONG Tran Thi Gung apunta con su fusil en mitad de una emboscada. Dang Thuy Tram es doctora en un hospital enterrado en la selva. Vu Thi Vihn trabaja por las noches rellenando cráteres en un sendero a la sombra de una montaña. Vo Thi Mo dirige un batallón femenino y planifica las misiones más riesgosas. Durante los años de la “Guerra Americana”, las mujeres del Vietcong marcaron la diferencia en la lucha de todo un pueblo por su liberación.

1. La paciencia es el oxígeno de la emboscada. De nada sirve la ansiedad. Hay que esperar. Apenas el músculo tenso sobre el fusil, la respiración mansa y regular, el ojo que apunta y el ojo que duerme, el dedo que juega sobre el gatillo frágil de un AK-47. El resto es jungla, sombras de la tarde que se cruzan por delante de la mira, el vuelo zigzagueante de los helicópteros que rastrillan la zona, los pocos pájaros que quedan sobre los árboles, el hambre compañero, el sueño que ataca. De nada sirve pensar, mucho menos recordar. La paciencia es oxígeno, pero también es atención permanente. Cualquier leve movimiento en el follaje, el mínimo sonido que rompa la rutina de la selva que respira, y la tensión endurece los músculos. La emboscada es aprender a esperar, quizás nada durante horas. Estar listo, pero saber también que es probable que no haya ruidos que rompan la calma ese día, que no haya sombras extrañas que se crucen entre el fusil de la guerrillera y la selva húmeda que rodea al poblado de Xom Moi, cerca del puesto de avanzada en Dong Du.
Era ley del Vietcong esperar.
Esperar hasta el último instante posible, hasta que la respiración del enemigo se perciba a centímetros de distancia, hasta que la tensión haga estallar los nervios y empuje el dedo hacia el gatillo. Pero disparar a distancia era peor que desertar. Eso el Vietcong lo sabía. Disparar a distancia era inútil, era malgastar munición y también delatar la propia posición. También era suicida: un segundo después de esa ráfaga apresurada, los soldados invasores volverían sobre sus pasos y comunicarían por radio, de inmediato, las coordenadas para el ataque. Dos minutos después, aquella franja de selva sería un infierno. Un par de pasadas y los helicópteros estadounidenses dejarían su reguero de napalm a cientos de metros a la redonda. Entonces, no habría huída posible. Entonces, no habría guerra posible. Había que esperar. Había que respirar paciencia hasta ese último segundo, hasta que el enemigo y su sombra rozaran el caño del fusil del vietcong oculto en la jungla, invisible en una selva a la que nunca llegaban los rayos del sol. La respuesta debía ser rápida, fugaz, casi cuerpo a cuerpo. Los jefes del Vietcong llamaban a esa táctica “agarrar al enemigo por la hebilla del cinturón”, y la definición era literal. Elegir el momento y el lugar, siempre, de cada enfrentamiento. Esperar hasta el último segundo, y atacar. Lanzarse a punta de bayoneta contra soldados que temían una guerra que no conocían. Después, retirarse de inmediato, sin dilaciones. No dar tiempo al bombardeo, no dejar huellas. Descansar y otra vez, esperar. Tran Thi Gung respiraba paciencia, mientras su rostro era selva y su fusil seguía en posición. Su apellido significaba “jengibre” y tenía 17 años cuando abandonó su aldea en Trung Lap Ha, a 40 kilómetros de Saigón, para sumarse a los guerrilleros del Frente de Liberación Nacional (que los occidentales y vietnamitas del sur llamarían despectivamente vietcongs). Era la única mujer en su unidad. Su primer combate fue en 1965, en las cercanías de la aldea de Xom-Moi. Entonces, ahora, que espera agazapada. Un ruido desata sus nervios. Abre la boca, se afirma sobre un fusil que le parece ahora más grande que antes, y apunta. Y espera. Una sombra se cruza entre su fusil y la maleza. Entre la espera y la tensión de la balacera inminente. Son ellos. Son gigantes. Son un blanco fácil para Tran, vietcong de 17 años. Tran contiene la respiración. Y dispara.
Unos minutos después, abandona su posición sin apuro y recoge del suelo las armas de los muertos. Ahora sí, emprende la retirada. La jungla la abriga. Algunos días más tarde, Tran recibe una condecoración que dice: “Valiente destructora de infantes estadounidenses”. Horas después de la premiación, vuelve a la selva. Demora unos minutos en acostumbrarse al murmullo del pantano. Busca con su fusil la posición más cómoda. Tran ha escuchado, alguna vez, la frase de Lenin. La ha escuchado en reuniones con sus compañeros o en un discurso del Tío Ho por Radio Hanoi, o quizá la ha leído en un documento. Sola y recostada en la espesura, sonríe mientras prepara su fusil para una nueva emboscada. Ni el hambre ni el sueño borran la hermosa sonrisa en su rostro pequeño. Tran Thi Gung espera, y apunta. En su memoria, persiste una frase de Lenin: “Paciencia e ironía son virtudes de los revolucionarios”.
2. “Al mediodía, la jungla duerme debajo de un grueso manto de silencio”, anota la joven doctora en su diario. Más tarde, añade: “Por la tarde, la lluvia que cayó sobre el bosque dejó las hojas mojadas y frágiles, pálidas y claras por los rayos del sol, como las manos de esmeralda de una doncella cautiva en una fortaleza prohibida”. Pero el remanso de tranquilidad es una excepción en la rutina del hospital de campaña, oculto en la maleza en el distrito de Duc Pho, en la provincia de Quang Ngai. Cuando no llegan contingentes de soldados heridos, hay que cortar le ña, cavar refugios o transportar bolsas de arroz. La calma es un mínimo oasis para la doctora Dang Thuy Tram, y también para sus amigas enfermeras, compañeras de soledad en aquel dispensario situado a escasos metros de una base militar enemiga; protegida por la jungla que todo se devora. Cuenta ya con un año de experiencia como médica principal del hospital, desde aquel 23 de diciembre de 1966, cuando se alistó como voluntaria y abordó un camión en Hanoi para recorrer 400 kilómetros y viajar hacia Quang Bihn, junto con soldados y periodistas. Después, caminó durante tres meses por el sendero que bordea la cordillera de Truong Son con una mochila gigante a cuestas. Tres meses de caminata rumbo al frente; marchando de noche, durmiendo de día, despertando de improviso por las bombas que estallan en algún recodo del camino, comiendo brotes de bambú, padeciendo indecibles dolores para llegar, a fines de marzo de 1967, hasta Duc Pho, hasta aquella fortaleza médica imposible de ver a menos de dos metros de distancia. “¡Guerra! ¡Cuánto te odio, y cuánto odio a los belicosos demonios estadounidenses! ¿Por qué disfrutan masacrando gente sencilla y amable como nosotros? ¿Por qué matan sin piedad a jóvenes que aman la vida como Lam, como Ly, como Hung y miles más, que sólo defienden su patria llenos de sueños”, se pregunta en su diario. El trabajo es extenuante, cada día llegan y se van del frente compañeros del vietcong, y el hospital es su único refugio, su única salvación. Allí los espera Thuy, una sonrisa curtida por la guerra los recibe. Un rostro cálido, una joven doctora de 25 años, amante de la literatura rusa y francesa, de la poesía vietnamita. Ella los espera. Thuy anota en su diario que el 13 de marzo de 1969 llega al hospital un camarada desangrado por una herida, que empeora después de la operación y que no hay forma, que ya nada es posible, que una esquirla cortó alguna vena y que el camarada se pierda en la bruma de la muerte. En sus bolsillos, tan solo una libreta encuentra Thuy, allí está la foto de una hermosa joven y una carta. Una carta que promete aguardar lo que sea necesario el regreso de su amado, que llora nostalgias y proyecta sueños imposibles para los dos, separados por la guerra. En el pecho del soldado, Thuy encuentra un pequeño pañuelo con una leyenda bordada: “Te espero”, dice. Esta tarde mansa en el hospital, Thuy escribe en su diario: “Si algún día vivimos rodeados de las fragantes flores del socialismo, debemos recordar esta escena para siempre, recordar el sacrificio de aquellos que derramaron su sangre por una causa común. ¿Quién nos ha ocasionado todo este sufrimiento, camaradas? Son los demonios que rapiñan nuestra patria”.

3. A lo largo de la frontera entre Vietnam y Laos, a la sombra imponente de la cordillera de Truong Son, una red de caminos serpenteantes reciben el paso de cientos de camiones con soldados y pertrechos que van del Norteliberado al Sur títere del poder americano. Los occidentales se empeñan en llamar a aquél sendero de múltiples vías como “la Ruta Ho Chi Minh”. Se trata del único medio de abastecimiento con que cuentan las fuerzas del Ejército Norvietnamita para la asistencia del Vietcong en el Sur, de allí su importancia estratégica, de allí también el bombardeo diario de los aviones americanos sobre la zona, la devastación de las regiones cercanas con toneladas de defoliante químico con el objeto de destruir cultivos y arrasar con la vegetación. Cada noche, la sombra de Troung Son es testigo del trabajo incansable de una multitud de mujeres que, en el silencio más perfecto, rellenan los cráteres dejados por las bombas, limpian y nivelan los caminos, talan los árboles que interrumpen el paso, preparan trampas artesanales con afiladas estacas de bambú o desactivan las bombas que no han estallado pero que amenazan a los contingentes que avanzan. Vu Thi Vihn es una de las primeras integrantes del Cuerpo Juvenil de Voluntarios, formado en 1965. Vu se sumó como voluntaria cuando tenía 15 años, pese a la oposición de sus padres, y tuvo que mentir la edad para ser admitida. A orillas de un sendero, envuelta en la oscuridad, Vu espera el paso de los camiones para dar una mano ante cualquier percance. Una demora en la marcha significa transitar la huella del peligro: una caravana detenida es un blanco fácil para los aviones americanos. Las voluntarias de Truong Son nunca se ven, sólo aparecen cuando el camión se empantana en el barro, el camino se vuelve intransitable o los conductores extravían el camino. Allí, entre la bruma de la jungla, entre el frío de la noche, surge Vu Thi Vihn y sus compañeras. “Al principio no había caminos, sólo montañas. Trazarlos era una tarea sobrehumana. Nuestras únicas herramientas eran picos, palas y sierras. Cuando los árboles eran demasiado grandes los derribábamos con dinamita”, explicará mucho después.Cuando salía el sol, las voluntarias dormían hasta las once de la mañana, luego almorzaban lo que podían; a veces, cuando la mandioca escaseaba, rascaban de las piedras hongos y musgo. A esa comida la llamaban “verduras antiaéreas”, porque era lo único que quedaba después de los bombardeos. Más tarde recibían educación, dormían una breve siesta y se preparaban para la extenuante actividad nocturna al pie del camino. Vu recuerda: “Después de cada jornada de trabajo volvíamos agotadas a los campamentos y nos reponíamos cantando o haciendo teatro. Cantábamos todo el tiempo para mantener el ánimo. Solíamos bromear diciendo que el ruido de las bombas era más débil que el de nuestras canciones”. Cuando el sol asoma sus brazos tibios entre la espesura, Vu y sus compañeras se van a dormir. Lejos de casa, los sueños de Vu son siempre los mismos: por unas horas, vuelve a ser niña otra vez, y camina hacia su casa. Allí, la esperan…

FUENTE: Revista Sudestada

BIODIVERSIDAD

Oswaldo Guayasamin

UN VIAJE AL AMAZONAS

La selva amazónica, la mayor floresta tropical del mundo está repartida entre varios países de América Latina, incluyendo Ecuador. Investigar acerca de las características de esta selva:- ¿Entre cuales países de distribuye? – ¿Por qué es importante su preservación?- ¿Qué es la biodiversidad? – ¿Cuáles son las principales amenazas que enfrenta su cuidado?